El Escándalo BÁrcenas

Algunos barones piden una querella contra Bárcenas

Cierran filas en torno al presidente en su compromiso con la transparencia

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El PP, noqueado desde el jueves por las acusaciones de lo que sería el mayor caso de financiación ilegal de un partido en España, requería con urgencia una negación categórica de Mariano Rajoy. En ese sentido, el presidente no defraudó a los suyos. El primer envite de Rajoy, en una batalla que se prevé larga, se saldó con un apoyo unánime de la columna vertebral de la organización, pero falta por conocer si el mensaje del líder ha logrado curar las heridas de los militantes y simpatizantes del PP.

Como ejemplo de transparencia, Rajoy propuso hacer públicas las declaraciones de la renta de los presidente regionales. Ninguna objeción en la cúpula del partido, pero uno de los dirigentes más veteranos planteó que este gesto podría abrir otro debate incómodo sobre el sueldo de los dirigentes del PP, que a partir de cierto nivel se puede considerar alto en comparación con la media de salarios en España. Pero Rajoy no cedió.

Al salir de la reunión, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijoo, destacó este gesto y el compromiso de toda la cúpula del partido de firmar una declaración jurada respecto a la limpieza y legalidad de sus ingresos. «Creo que es el camino correcto, que el partido está acertando en la orientación a las informaciones que estamos conociendo y que seguirá dando explicaciones conforme a la claridad y transparencia que hoy el presidente del Gobierno ha puesto a disposición de todos los españoles».

A algunos dirigentes les resultó suave la intervención del presidente en lo que se refiere a la respuesta del partido contra quienes han filtrado los denominados papeles de Bárcenas. «Hay que querellarse contra todo aquel que se haya reído del PP», propuso Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla-León. Núñez Feijoo y el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, abogaron por ir contra el presunto muñidor de este enredo y denunciar al extesorero.

Dolores de Cospedal recordó que toda la dirección del PP, incluido Rajoy, en la que será la primera denuncia que interpone en su dilatada carrera política, ya anunció que se querellaría contra El País o cualquier otro medio que reprodujese los documentos.

Ni sí ni no

En cuanto a actuar contra el extesorero, al que nadie llamó por su nombre durante la reunión del comité ejecutivo, se limitó a decir que esa decisión correspondería a la asesoría jurídica del partido. Esperanza Aguirre quería más, ya que el ambiente en la calle es tremendo y ante eso, dijo, hacen falta hechos, no palabras. Rajoy no dijo que sí ni que no. Con todo ello, la respuesta se antojaba corta. Rajoy se guardó un as en la manga para el final y distribuyó entre los miembros del comité ejecutivo las conclusiones provisionales de la auditoría interna, realizada por Carmen Navarro, actual tesorera del PP, que concluye que no existe tal contabilidad B en el partido, que «abona las retribuciones a sus cargos con las correspondientes retenciones fiscales».

Lo que no quiso o no supo responder Mariano Rajoy es una pregunta que inquieta a muchos de los dirigentes del PP: ¿quién está detrás de la filtración de los papeles de Bárcenas? El presidente del Gobierno no lo concretó, aunque insinuó que son personas que piensan que tienen algo que ganar o que quieren pescar en río revuelto. «Ahora las infamias se disfrazan de presuntas», espetó en su intervención, que pudo verse por televisión.

Núñez Feijoo fue uno de los barones que apostó por presentar una querella contra el extesorero Luis Bárcenas. Benito Ordóñez