Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
Publicidad

La mujer de Carlos Mulas afirma ser Amy Martin

Irene Zoe Alameda emite un comunicado en el que desvela que ella era Amy Martin sin que su marido tuviese conocimiento

La Voz 25 de enero de 2013. Actualizado a las 09:47 h. 15

0
0
0

«A la vista de los acontecimiento ocurridos en las últimas 24 horas, yo, la autora Irene Zoe Alameda, hago público que Amy Martin es el pseudónimo utilizado para firmar numerosos trabajos realizado para la Fundación Ideas y para el diario Público», así es como Irene Zoe Alameda confiesa a través de un comunicado, ser Amy Martín, la conlumnista fantasma que el PSOE llevaba días buscando y que le ha costado el puesto a su marido, Carlos Mulas Granados, expresidente ya de la Fundación Ideas.

Su esposo fue despedido ayer como presidente de la Fundación Ideas, vinculada al PSOE, tras verificar que había cobrado por trabajos que firmaba bajo el seudónimo de Amy Martín.

Zoe Alameda asegura, a través de un comunicado, que su marido no tuvo conocimiento de que Amy Martin no era real hasta el día de ayer, una vez que el diario El Mundo le atribuía a él dicha identidad.

El motivo por el que Alameda decidió utilizar dicha identidad fue porque, según relata en el comunicado, «conforme yo escribía entre el 2004 y el 2011 la novela Warla Alkman, venía gestando el proyecto de poner en práctica lo que se narra en la novela: la existencia de una autora de la cual se conocen el nombre y las obras, pero de la que no hay rostro, protegida su identidad por su agente literaria». Según ella, su incorporación a la Fundación Ideas fue en el 2009 «separada sentimental y físicamente de Carlos Mulas y a sabiendas de que la Fundación Ideas buscaba colaboradores que publicaran artículos multidisciplinares y originales, tomé la decisión de ponerme en contacto con la Fundación Ideas que él dirigía y hacerme pasar por Amy Martín para ofrecer mis servicios como autora».

Amy Martin para siempre

«Mi pretensión era mantener a Amy Martin activa a lo largo de toda mi vida», afirma sin ningún pudor, y asegura que el cifra que le pagaban por artículo (3.000 euros) fue fijada por la propia Fundación Ideas.

La mañana de ayer, Zoe Alameda, se vio obligada a confesar la verdadera identidad de Amy ante las «peticiones desde el PSOE de pruebas concluyentes identitarias que frenaran las informaciones acuciantes que cercaban a Carlos Mulas, comprendí la gravedad de la situación y decidí hablar con mi agente, la cual me recomendó que confesara que Amy Martin era un pseudónimo».

En defensa de su marido Carlos Mulas, su mujer afirma en el comunicado que «es el hombre más honesto, trabajador y admirable que he conocido en mi vida, y sus desvelos por la Fundación y al servicio de Jesús Caldera, Alfredo Pérez Rubalcaba y otros dirigentes han sido máximos», sentencia.

Ante toda la polémica surgida afirma que «asumo cuantas consecuencias puedan venir sobre mí a causa de mi atrevimiento. Públicamente pido perdón por haber inventado y hecho trabajar a Amy Martin». En cuanto a los 50.000 euros ingresados de la Fundación por los trabajos enviados asegura que «con respecto a los honorarios percibidos por los trabajos realizados, y constan en mi declaración de la renta, quedo a disposición de la Fundación Ideas para devolverlos si así lo considera necesario», concluye.

Publicidad
Publicidad