Dívar, forzado a convocar un pleno para tratar su dimisión o remoción

Reunirá mañana al Consejo del Poder Judicial obligado por cinco vocales

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Con el reglamento de organización y funcionamiento del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en la mano, en cuestión de horas, Carlos Dívar se ha visto ayer abocado a convocar un segundo pleno extraordinario para mañana, pero con un orden del día bien diferente al que programó por iniciativa propia para el jueves de la próxima semana una vez que tuvo conocimiento de que el Tribunal Supremo había inadmitido por mayoría una querella presentada contra él.

La sesión plenaria extraordinaria convocada para mañana -sábado, algo sin precedentes- a las once de la mañana incluye únicamente dos puntos en el orden del día. El primero será la propuesta de los vocales Félix Azón Vilas, Carles Cruz Moratones, Inmaculada Montalbán Huertas y Margarita Robles Fernández, «instando la dimisión del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial». El segundo es la propuesta, que suscribe en solitario el vocal José Manuel Gómez Benítez, de «remoción del cargo de presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, por incumplimiento grave de sus deberes, al amparo del artículo 126 de la Ley Orgánica del Poder Judicial».

Cuando el pasado miércoles Carlos Dívar ordenó la convocatoria de un pleno deliberativo sobre «la situación que está atravesando el Consejo General del Poder Judicial» -minutos antes de que se hiciese pública de decisión de la mayoría del pleno de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo de no admitir a trámite la querella de una asociación de abogados Preeminencia del Derecho por malversación y apropiación indebida o estafa- ya sabía de los planes de los vocales que piden su dimisión y/o revocación, pero no esperó a incluir esas propuestas en el orden del día.

«No se atrevió»

Algunas fuentes jurídicas consultadas entienden que no tenía obligación de convocar los plenos extraordinarios que le pedían, al no estar ninguna de las solicitudes suscritas por cinco vocales, que es lo que prevé el reglamento, pero, según las mismas fuentes, «no se atrevió» a acogerse a la literalidad del reglamento y convocó el pleno.

Las posibilidades de que prospere alguna de las dos iniciativas, según distintas fuentes consultadas a última hora de la tarde de ayer, son mínimas, por no decir nulas, dada la correlación de fuerzas que existe en el seno de un Consejo más dividido que nunca. Esas mismas fuentes están convencidas de que Dívar «ni se plantea» dimitir, al menos en lo que queda de esta semana.

A última hora de la mañana de ayer los vocales recibieron una comunicación del servicio de protocolo que les anuncia que «el presidente del CGPJ y del Supremo, don Carlos Dívar, el domingo por la mañana preside el acto de izado de la bandera en la Plaza de Colón», al tiempo que les comunica que le gustaría contar con su presencia.