Muere un policía local atropellado por ciclomotor conducido por joven drogado

En el 2009 el joven, de 21 años, ya había atropellado a otro agente

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Un policía local de Manresa (Barcelona) ha muerto esta madrugada en un hospital de esa ciudad después de que ayer fuera atropellado por un ciclomotor que iba conducido por un joven de 21 años, que al parecer iba drogado y que en el 2009 atropelló a otro agente. Fuentes del Ayuntamiento de Manresa han informado de que se ha convocado una concentración de trabajadores y cinco minutos de silencio a las 12.00 horas de hoy, en repulsa por este suceso, que ha conmocionado a la ciudad.

El policía local de Manresa fue atropellado el pasado lunes día 21 por la noche cuando el conductor de un ciclomotor, Marc A.M., de 21 años, desobedeció la orden de pararse y, después de esquivar a un policía, acabó impactando contra otro agente, que fue atendido de urgencia en el mismo lugar de los hechos.

Debido a la gravedad de las heridas, el agente municipal ha fallecido la pasada madrugada en el Hospital Sant Joan de Déu, de Manresa.

Los hechos sucedieron a la altura del número 136 de la Carretera de El Pont de Vilomara, dentro del casco urbano de Manresa, han precisado las citadas fuentes municipales. Fuentes de los Mossos d'Esquadra han indicado que se ha abierto una investigación para esclarecer los hechos, mientras el autor del atropello permanece en dependencias policiales a la espera de pasar a disposición judicial. El joven dio positivo en el control de drogas que se le realizó tras el suceso, han informado fuentes próximas a la investigación. Se da el caso de que el joven, vecino de Manresa, fue detenido en agosto del año 2009 por atropellar a un policía local de Sant Fruitós de Bages (Barcelona), que resultó herido grave y estuvo cerca de un año de baja. El rotativo Regió7 informa hoy de que, por este primer atropello, Marc A.M. está pendiente de juicio y se enfrenta a una petición de cinco años de prisión por parte del fiscal por un delito de lesiones.