Rajoy anuncia un foro de inversores alemanes el 6 de septiembre en Madrid

El presidente del Gobierno se reunió con la canciller alemana en Chicago e insta a Europa a seguir el mismo camino

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
Diego Crespo | Efe
Diego Crespo | Efe

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibió ayer en Chicago la bendición de su homóloga alemana, Angela Merkel, para seguir adelante con las reformas que el Ejecutivo está realizando, según aseguró en rueda de prensa el propio Rajoy.

El encuentro se produjo durante un paseo en barco apenas unas horas antes de que comenzase en la ciudad estadounidense la cumbre de la OTAN, que reúne a representantes de más de 60 países entre fuertes medidas de seguridad. 

«A la canciller alemana le he dicho lo mismo que vengo diciendo hace tiempo y es que nuestra política se va a basar en la austeridad y en las reformas estructurales», aseguró el líder de los populares nada más terminar el encuentro.

El paseo por el río Chicago y el lago Míchigan duró cerca de una hora y media, en una calurosa mañana a 31 grados. Los líderes estaban acompañados por una pequeña delegación, de una docena de personas en total, mientras un guía contratado para la ocasión iba describiendo los rascacielos que jalonaban el recorrido. «Merkel me ha reiterado en privado que apoyaba las reformas que se están haciendo en nuestro país, y, de forma muy particular, el ejercicio de transparencia que España va a hacer con sus entidades financieras», dijo Rajoy.

Apoyándose en este aval, el presidente español instó a otros países europeos a seguir el ejemplo español y examinar sus entidades. «Sería muy positivo que este ejercicio se hiciera en otros países de la UE», subrayó Rajoy.

Para el jefe del Ejecutivo, la cumbre de Chicago supone no solo su primer acto a nivel internacional, sino una oportunidad única de transmitir a la comunidad mundial su mensaje de tranquilidad sobre la economía española. 

Nada más pisar la ciudad, el presidente ya había advertido que «no pediría nada a Merkel» y que como mucho le recordaría los esfuerzos que España está haciendo para cumplir con el déficit. Precisamente, el baile de números que algunas comunidades como Valencia o Madrid presentaron la semana pasada ha sembrado la duda sobre hasta qué punto el presidente es capaz de convencer a sus socios europeos de su compromiso.

Pero según aseguró ayer Rajoy, la canciller alemana no solo no desconfía de su Gobierno, sino que lo felicitó por la transparencia con la que el Partido Popular ha realizado las cuentas. 

Tras la cumbre del G-8 que concluyó con una apuesta por unir crecimiento y austeridad para salir de la crisis, algunos periódicos como The Washington Post aventuraban ayer que esto podría traducirse en una mayor flexibilidad para España a la hora de hacer frente a su déficit.

Planes del Reino Unido

El ministro británico de Finanzas, George Osborne, advirtió de los «enormes riesgos» derivados del «caos» y del posible empeoramiento de la crisis de la eurozona. En un artículo en el The Sunday Times, el titular de Economía instó a Francia y Alemania a encontrar la «respuesta» a la crisis. «Necesitamos que la eurozona solucione sus problemas, pues la alternativa conlleva enormes riesgos para todo el mundo», dijo George Osborne.

El ministro reveló que el Tesoro británico está preparando planes de contingencia para prever «cualquier resultado potencial». Insistió en que lo mejor es que Grecia continúe siendo parte del euro, aunque el Tesoro está elaborando proyectos para cualquier situación, incluso que Grecia salga del euro.

Cumbre de inversores en Madrid

Rajoy avanzó ayer que el próximo 6 de septiembre se celebrará una cumbre de inversores extranjeros en Madrid, a la que seguramente asistirá su homóloga alemana. El anuncio coincide con la convocatoria por parte de Alemania, Francia e Italia de una cumbre sobre el crecimiento, que se celebraría en Roma antes del próximo 20 de junio y a la que de momento no está invitada España. «La convocatoria de este encuentro entre Angela Merkel, François Hollande y Mario Monti ha sido acordada en Camp David, en conversaciones paralelas a la reunión del G-8, y el objetivo es acercar posturas e intercambiar ideas entre las tres mayores economías de Europa», explicaron fuentes de la Cancillería de Berlín.

Respuesta a Hollande

Durante todo el fin de semana resonaron las palabras del presidente francés, François Hollande, el pasado viernes, cuando consideró «deseable» la recapitalización de la banca española y que probablemente sería necesario que se utilizaran los fondos europeos para ello. Era poner sobre la mesa la posibilidad de un rescate a la banca. A su llegada a Chicago para participar en la cumbre de la OTAN, Rajoy fue explícito: «No creo que el señor Hollande haya dicho eso porque, lógicamente, el señor Hollande no sabe cómo están los bancos españoles», afirmó, e ironizó con que «si lo dijo es porque tiene algunos datos que los demás no tenemos».

El presidente del Gobierno recordó que se ha encargado una valoración a dos expertos independientes de los activos de la banca, ya que solo se tienen los datos del Banco de España ?lo cual, por otra parte, es volver a poner en tela de juicio la actuación del supervisor bancario.

Negativa a un rescate

El Ministerio de Economía ha negado varias veces que se vaya a recurrir al rescate europeo para la banca y ha asegurado que, si son necesarias ayudas públicas, el Tesoro dispone de fondos suficientes para ello. Esta resistencia a pedir ayuda a Europa se explica porque el Fondo de Estabilidad Europea Financiera (FEEF) está diseñado para ayudar a los Estados, no a los bancos. Por lo tanto, pedir dinero al fondo sería interpretado como un rescate de España, lo que conllevaría una vigilancia especial y medidas mucho más restrictivas, como ocurre en Grecia. Precisamente, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, planteó hace semanas que los fondos europeos pudieran ayudar a recapitalizar la banca de cualquier país europeo que los necesitase «sin que se tengan que canalizar a través de los Estados».

Las entidades financieras española, sobre todo las cajas de ahorros, han utilizado desde el inicio de la crisis ayudas públicas por 146.000 millones, según la Comisión Europea, que no incluye datos del 2011.

Comentarios
 
Opinar
*Todos los campos son obligatorios ( Normas de uso )
Datos personales
Opinión