Fomento sacará a concurso el control aéreo de Alvedro y Peinador

Las terminales de A Coruña y Vigo entrarán en la primera tanda de aeropuertos que romperán el monopolio de Aena. El proceso de contratación a empresas especializadas se iniciará en el 2011


redacción/la voz.

Los aeropuertos de A Coruña y Vigo entrarán en la primera tanda de aeródromos estatales que romperán el monopolio de Aena en el control del cielo español. Según ha podido confirmar La Voz, el ministro de Fomento, José Blanco, en su comparecencia parlamentaria de hoy, dará amplios detalles del nuevo modelo de gestión aérea, que incluye sacar a concurso público el funcionamiento de las torres de control de 13 aeropuertos, entre los que estarían el de Alvedro y Peinador. El proceso de contratación que permitirá que empresas especializadas asuman la gestión en estas torres comenzará en el 2011, aunque es posible que algunos contratos empiecen a tramitarse antes de final de año.

No se trata de una privatización del control del tráfico aeronáutico, pues la sociedad pública Aena seguiría siendo la responsable de la navegación en el espacio aéreo español, pero sí que se podrá externalizar el control en los aeródromos con menos movimientos y que no cuentan con un centro de control de tráfico, como es el caso de Lavacolla.

Más competencia

El objetivo del Ministerio de Fomento es conseguir la progresiva liberalización del ordenamiento del tráfico aéreo, logrando que el servicio se ofrezca en un contexto de mayor competencia y eficiencia. Por tanto, también se busca que la competencia entre distintas empresas que ya prestan sus servicios en otros aeropuertos europeos suponga unos costes más reducidos que los actuales para la Administración.

Con esta decisión culminaría buena parte del proceso de liberalización de servicios aeroportuarios en España, y de paso se restaría influencia al cuerpo de controladores que ahora depende de la empresa pública.

La decisión es la consecuencia de un decreto aprobado en julio por el Consejo de Ministros, en el que se regulaba la certificación de nuevos proveedores de servicios de navegación aérea, de cara a las posteriores licitaciones. Esta posibilidad ya estaba prevista en la reforma de la Ley de Navegación Aérea, aprobada el pasado mes de abril.

Votación
23 votos