El CIS prevé la victoria clara de Mas, pero lejos de la mayoría absoluta

El líder nacionalista deberá apoyarse en los independentistas de ERC, en el PP, o en ambos para gobernar


madrid/la voz. 13/11/2010 02:00 h

Artur Mas no tiene la presidencia asegurada, como se daba por hecho. Es posible un tercer tripartito, lo que todos los analistas descartaban totalmente, aunque sea muy difícil. Aún hay partido con toda la campaña electoral por delante. La encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), conocida ayer, pronostica una clara victoria de CiU, con el 38% de los votos y 59 escaños, que son 11 más de los que obtuvo hace cuatro años, pero nueve menos de la mayoría absoluta.

Pero lo más preocupante para Mas es que el tripartito no está tan muerto como parecía, aunque pierda diez escaños. Según el CIS, la suma de sus tres componentes alcanzaría entre 59 y 60 diputados, los mismos o uno más que la federación nacionalista, aunque también lejos de la mayoría absoluta de 68. El centro dependiente del Gobierno central atenúa el batacazo descomunal que encuestas recientes vaticinaban para los socialistas, aunque se quedarían en 33 escaños, cuatro menos que en el 2006, pero su peor resultado en 30 años. Tampoco los independentistas de ERC se derrumban como señalaban otros estudios demoscópicos previos, ya que alcanzarían entre 15 y 16 escaños frente a los 21 de los anteriores comicios, y seguirían siendo la tercera fuerza política. La tercera fuerza del tripartito, ICV, perdería un diputado y se quedaría en 11.

Con estos resultados, lo más probable es que Mas optara por gobernar en solitario con acuerdos puntuales con distintas formaciones. Pero también caben pactos más estables con el PP -aunque lo haya descartado de forma contundente para toda la legislatura- o con ERC. Incluso gobiernos de coalición con uno de ambos partidos o una más que improbable «socioconvergencia». El abanico es amplio, pero el líder de CiU ha dejado claro que la primera de las opciones es la que prefiere. Un escenario también posible a medio plazo es que Mas evitara cerrar un pacto de legislatura hasta las generales del 2012 y entonces cambiar cromos con el PP, apoyando un posible Gobierno en minoría de Mariano Rajoy en Madrid a cambio del respaldo a CiU en Cataluña.

La encuesta del CIS sitúa en todo lo alto de la campaña las alianzas poselectorales. Montilla ya ha presionado a su rival para que diga si va a pactar con el PP o con ERC, dos opciones que considera muy negativas para Cataluña. «¿Podemos fiarnos de alguien que le da lo mismo pactar con ERC o con el PP?», dijo ya en su primer mitin.

A pesar de todo, Mas celebró el resultado del sondeo porque servirá para rebajar la euforia, ya que el tripartito puede sumar más que CiU. «Esta encuesta me va como anillo al dedo. Es un toque de atención para todos aquellos que creen que las elecciones ya están ganadas», señaló. Por su parte, el PSC consideró que certifica que «se ha iniciado ya una movilización» del electorado socialista, mientras las expectativas de CiU «se estancan o bajan», según su director de campaña, Jaume Collboni.

Tercera fuerza

Las dos fuerzas que luchan por la tercera plaza, ERC y el PP, también acogieron con satisfacción los resultados. El portavoz independentista, Ignasi Llorens, dijo que es una muestra de que su formación está remontando y señaló que «solo una Esquerra fuerte podrá impedir que el PP sea el árbitro de la política catalana». Exactamente al contrario lo ven los populares, a los que la encuesta otorga entre 13 y 14 escaños, cuya candidata, Alicia Sánchez-Camacho, se mostró convencida de que su partido sera decisivo y el único capaz de frenar el independentismo.

Votación
5 votos