Solana deberá diseñar la estrategia de seguridad en menos de un año

Zapatero ficha a Javier Solana

El ex ministro de Exteriores y ex alto representante de la Unión Europea vuelve a ?la política nacional para diseñar la nueva estrategia española de seguridad


Catorce años después de abandonar el cargo de ministro de Asuntos Exteriores para iniciar una fecunda carrera en organismos internacionales, Javier Solana volverá a ocupar un cargo en la política española. Zapatero ha decidido no desaprovechar la experiencia y la buena imagen internacional del hasta hace muy poco alto representante para la Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea y le ha encomendado la elaboración de la Estrategia Española de Seguridad. El Consejo de Ministros hizo oficial ayer el nombramiento para un puesto que estará basado en el análisis de los intereses vitales para los españoles y la evaluación de los riesgos y amenazas que afectan a España.

Tras abandonar su cargo en la Unión Europea, Solana fue fichado por la escuela de negocios Esade para presidir su nuevo centro de investigación en Economía y Geopolítica Global, pero hasta ahora no había mostrado su intención de volver a ocupar un cargo público. De hecho, Solana apuntó en todo momento que su futuro estaría en la Universidad. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró ayer que la Estrategia de Seguridad fue una de las propuestas de Zapatero en su discurso de investidura. Ahora, Solana deberá definir antes del próximo 30 de noviembre un texto que defina los objetivos, señale prioridades, cuantifique dotaciones, asegure la colaboración y planifique los esfuerzos presupuestarios, para presentarlo ante el Congreso, tal y como prometió el presidente.

El regreso de Solana a la primera línea refuerza el perfil de la Administración de Zapatero, que pasa en este momento por dificultades debido precisamente a conflictos internacionales y de seguridad como el secuestro del pesquero Alakrana , el de los tres cooperantes españoles en Mauritania o la crisis provocada por la activista saharaui Aminatu Haidar y se produce a pocos días de que el propio Zapatero ocupe la presidencia de turno de la Unión Europea. Los contactos internacionales del también ex secretario general de la OTAN garantizan al presidente una mayor capacidad de interlocución durante ese período. En su nuevo cometido, Solana dependerá directamente de la Presidencia del Gobierno.

De la Vega señaló ayer que el análisis de los riesgos y amenazas que afectan a España permitirá «formular las líneas estratégicas de actuación no solo desde la perspectiva de la defensa militar o con la seguridad ciudadana, sino desde todos los aspectos que un concepto moderno de seguridad exige hoy día». Definió a Solana como «una persona de gran experiencia y conocimiento», con una «gran trayectoria» y que hasta hace solo unas semanas ha sido «un magnífico alto representante europeo».

Los contactos con Solana se han llevado tan en secreto que el pasado martes el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, respondió en el Congreso a una petición del diputado de CiU Jordi Xuclà para que el Gobierno aproveche la «amplísima experiencia» de Solana designándole para algún cargo, diciendo que «si surge la ocasión el Gobierno solicitará» la ayuda del ex ministro.

Durante todo el tiempo en el que estuvo ocupando cargos en instituciones internacionales, Solana ha mantenido su influencia en el partido y está considerado como uno de los políticos de mayor prestigio en el PSOE. De hecho, en todo ese tiempo continuó perteneciendo al comité federal del PSOE, pero en el 37 congreso de los socialistas españoles, celebrado en el 2008, no fue renovado en el cargo de dirección.

Votación
8 votos
Etiquetas
CiU Consejo de Ministros OTAN PSOE Unión Europea África Mauritania Miguel Ángel Moratinos