Imagen:

El Congreso da luz verde a la nueva ley de financiación autonómica

Los errores de CiU y el PNV a la hora de votar provocaron un apoyo más amplio de lo previsto

Eva Santos

Un error de CiU y PNV en la última votación sobre el nuevo modelo de financiación autonómica permitió que fuera aprobado ayer en el Congreso de los diputados por una mayoría mucho más amplia de la prevista y con los únicos votos en contra del PP y del BNG y la abstención de IU.

La votación estuvo plagada de anécdotas y descuidos, hasta el punto de que el proyecto tuvo que ser votado dos veces y finalmente, a la segunda, cosechó el inesperado apoyo de uno de sus mayores detractores: CiU. Los diputados de esta formación, inicialmente en contra de la reforma, terminaron apoyándola por error. Lo mismo ocurrió en el caso de los parlamentarios vascos, que en un principio se iban a abstener. La votación del texto tuvo que repetirse por un error por parte de los servicios de la Cámara y la norma pasó de obtener 180 a 192 votos a favor (la mayoría absoluta está en 176). Con su aprobación por el pleno de la Cámara baja, el nuevo sistema podrá comenzar a aplicarse el próximo 1 de enero como estaba previsto.

En su intervención previa al error, el portavoz de CiU, Josep María Sánchez Llibre, expresó la oposición «frontal» de su grupo a los dos proyectos de ley que lo regulan, ya que «incumplen» el Estatuto catalán. Es además, a su juicio, un sistema «opaco» y «poco democrático» que castiga a las comunidades que realizan un mayor esfuerzo fiscal».

Por contra, el diputado del PSOE José Javier Mármol aseguró que el modelo beneficia a Cataluña y al resto de España y sustituye a un sistema que insuficiente. Mármol reprochó al PP su «incoherencia» y pidió «que deje la actitud de oponerse por oponerse».

Manera arbitraria

Desde el PP, Álvaro Nadal comentó que «no se pueden hacer peor las cosas, de manera más partidista y arbitraria en las cuestiones territoriales», y aseveró que va «a ser muy difícil, por no decir imposible» que se garanticen los servicios públicos. Por todo ello, «es un modelo que nace fracasado» y «da la espalda a la crisis económica» porque «sube los impuestos» y por tanto «retrasa la recuperación económica».

La diputada de UPyD, Rosa Díez, se mostró contraria al modelo porque «no responde a los problemas de desigualdad y está pactado entre el Gobierno central y el catalán», mientras que el diputado del BNG Francisco Jorquera manifestó que la reforma no avanza en «autonomía y corresponsabilidad fiscal, rompe la equidad y no garantiza la suficiencia financiera para Galicia». A favor se mostró la portavoz de CC, Ana Oramas, quien aseguró que el nuevo modelo garantiza «la sostenibilidad de los servicios públicos».

Por otra parte, el Pleno del Congreso aprobó también ayer la proposición de ley sobre el blindaje del Concierto Económico vasco, de manera que las normas tributarias vascas solo podrán recurrirse ante el Tribunal Constitucional y no ante los tribunales ordinarios. Aitor Esteban, diputado del PNV, señaló que ha sido la coyuntura política la que ha permitido que la iniciativa salga adelante y que lo que se establece «no es un trato privilegiado del concierto vasco», sino su equiparación a la normativa fiscal del Estado.

Votación
0 votos
Etiquetas
BNG CiU Congreso de los Diputados Crisis económica Francisco Jorquera IU PNV PP PSOE Rosa Díez Tribunal Constitucional UPyD EAJ-PNV Financiación autonómica Crisis financiera