Detenida una familia que fabricó dinero falso durante 7 años

Estafó medio millón colocando billetes de 50 euros en tiendas de toda España


Trabajaban de forma sigilosa y efectiva con una macroestafa a cuentagotas, para no levantar sospechas, que difundieron por toda España. Durante siete años consiguieron colocar medio millón de euros (más de 83 millones de las antiguas pesetas) en billetes falsos de 50 euros haciendo compras de escaso valor en pequeños comercios donde no había dispositivos para verificar la autenticidad de los billetes. Todo quedaba en casa porque los seis expertos en falsificar dinero eran de una misma familia de Valencia, que ya ha sido detenida.

Los investigadores, coordinados por la Comisaría General de la Policía Judicial, llevaban tiempo tras los pasos de esta banda. En dos años, la policía intervino casi 10.000 billetes elaborados por estos falsificadores, principalmente en la Comunidad Valenciana, Madrid y Barcelona. El centro de producción estaba situado en el domicilio del cabeza de familia, en Valencia, donde intervinieron 1.400 billetes falsos junto a diverso material técnico para confeccionarlos.

Falsificadores experimentados

La banda operaba al menos desde el año 2002. Anteriormente se había dedicado a la falsificación de billetes de 5.000 pesetas, por lo que contaba con gran experiencia en realizar copias de gran calidad. Incluso envejecían los billetes para que pasaran más inadvertidos.

Cada vez que fabricaban una partida de papel moneda falso, varios miembros de la familia se desplazaban a cualquier ciudad española y se instalaban en un hotel que les servía de centro de operaciones. Después seleccionaban pequeños establecimientos donde colar los billetes falsos haciendo compras de escasa cuantía.

Su distribución alcanzó a todo el territorio español, con especial incidencia en la Comunidad Valenciana, donde se intervinieron un total de 1.470 billetes en Valencia y 797 en Alicante, seguida de las provincias de Barcelona y Madrid, donde se detectaron 708 y 497 unidades de 50 euros, respectivamente.

Las falsificaciones eran muy elaboradas y se realizaban con una impresora digital de alta calidad y un ordenador con el que trataban las imágenes. En los tres registros practicados en Valencia se decomisaron dos discos duros, una memoria extraíble con imágenes escaneadas de billetes originales, una impresora, parches holográficos y diversos productos destinados a la elaboración de las falsificaciones. Con el material incautado, la familia estaba en disposición de elaborar una nueva partida de 3.000 billetes falsos con un valor de 150.000 euros.

Votación
13 votos
Tags