ETA mata a un ex edil socialista con varios tiros en la nuca

El ex concejal del PSE de la localidad guipuzcoana, Isaías Carrasco, ha muerto en el hospital, tras ser tiroteado cuando iba a subirse a su coche. Todos los partidos, salvo CiU, han decidido suspender la campaña.


ETA acabó este viernes con la campaña electoral con un nuevo atentado. Isaías Carrasco Miguel, de 42 años, militante del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) y ex concejal en su localidad de Mondragón (Guipúzcoa) ha sido asesinado por la banda. Un etarra que actuó a cara descubierta le tiroteó a quemarropa cuando abandonaba su domicilio en esa localidad. El asesinato dobló de dolor a la familia socialista y conmocionó al resto de las fuerzas políticas, que de inmediato suspendieron los últimos actos públicos con los que pretendían reclamar los votos de los ciudadanos para los comicios del próximo domingo.

El crimen fue perpetrado en torno a las 13:30 horas de este viernes. Carrasco Miguel acababa de abandonar su domicilio para dirigirse a su puesto de trabajo en el control del peaje de Bergara, en la autovía A-8. Apenas había caminado unos metros por la acera y se disponía a entrar en su coche cuando un desconocido vestido con vaqueros negros y chaqueta oscura, alto y de complexión fuerte, que podría llevar una barba postiza, se le acercó por detrás.

Sin mediar palabra, el asesino abrió fuego. Disparó cinco veces, a quemarropa. Isaías Carrasco recibió balazos en la cabeza, cuello, brazo y dos en el abdomen, uno de ellos cuando el cuerpo ya estaba desplomado en el suelo, junto a la puerta abierta de su automóvil.

Según relataron a la Ertzaintza varios testigos, el asesino abandonó la zona a la carrera y abordó un coche Seat de color gris, con matrícula de Bilbao, que le esperaba en las proximidades. De inmediato, el vehículo abandonó la zona, que tiene un rápido acceso a la autopista AP-1 que conduce a Irún y Francia. La habitual operación Jaula con la que la Ertzaintza trató de controlar las vías de escape del lugar no dio resultados positivos, según confirmaron fuentes de este cuerpo policial.

Marido y padre de tres hijos, el menor de 4 años, la familia de Carrasco Miguel oyó los disparos. Maria Ángeles, la esposa, y la hija mayor, Sandra, corrieron a la calle, donde se tropezaron con el cuerpo ensangrentado de Isaías. Sus gritos -«asesinos, asesinos»- consiguieron que alguno de los vecinos presentes en la zona atinase a reaccionar y avisase a los servicios de urgencia.

Pero nada pudo impedir la fuga de los etarras.

Desangrado

Isaías Carrasco no murió en el acto. Abrazado a su mujer, se agarró al hilo que vida que le quedaba, pero la bala que le alcanzó el cuello le provocó una hemorragia por la que se desangraba sin remisión. La dotación médica de la ambulancia que acudió en su ayuda logró mantenerle con vida mientras le trasladaba al hospital de Alto Deba de Mondragón, pero, tras dos paradas cardiorrespiratorias, los facultativos que le atendían no pudieron hacer nada más para evitar su fallecimiento, certificado a las 14:45 de la tarde.

Concejal en el Ayuntamiento de Arrasate-Mondragón en la legislatura 2003-2007, Carrasco Miguel se quedó a las puertas de renovar su cargo en los comicios del pasado mes de mayo, en los que concurrió como número 6 de la lista del PSE-PSOE. Por eso, recuperó su trabajo como cobrador de peaje en la empresa pública de autopistas Biselan. El partido le ofreció mantener la escolta, pero el ex concejal prefirió prescindir de la protección, según fuentes socialistas vascas.

Sus orígenes son castellanos. Nació en Morales de Toro (Zamora), pero era todavía muy niño cuando su familia emigró al País Vasco.

Duelo

El hospital guipuzcoano comenzó a recibir entonces un aluvión de visitas. Primero, los familiares y amigos de la víctima. Quien no pudo acudir fue su madre, Agustina Miguel, que vive muy cerca de la casa de Isaías. Quiso acercarse al lugar del atentado, pero unas vecinas lograron retenerla en su domicilio, donde permaneció todo el día bajo estricto control médico. A última hora de la tarde se sumaron al duelo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, quienes se desplazaron por separado desde Madrid después de echar el cierre a sus campañas electorales.

Además, decenas de compañeros del partido, rotos por el dolor, conmocionados por el golpe recibidos, quisieron estar con la familia de Carrasco. Y numerosos miembros de la clase política vasca que, como el lendakari Juan José Ibarretxe, acudieron al centro hospitalario para dar el pésame a la familia y acompañarles en tan duro trance.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, de guardia esta semana, fue informado por la Fiscalía de los sucedido y abrió de inmediato diligencias para investigar el asesinato, pesquisas que ya realiza la Ertzaintza, cuyos agentes mantuvieron acordonado el lugar del atentado dudrante toda la jornada.

ETA llevaba más de seis años sin recurrir al tiro en la nuca, sin atentar contra políticos y sin asesinar a un concejal socialista. En los tres casos, el último atentado cometido fue el mismo, el perpetrado contra Juan Priede Pérez, asesinado en marzo de 2002 cuando era el único concejal socialista en Orio (Guipúzcoa).

Votación
82 votos