Rajoy llama a la celebración

Con una escenografía y gravedad propia de un discurso de presidente del Gobierno, hizo un llamamiento a todos los españoles para que, por encima de ideologías, celebren el 12 de octubre «sin aspavientos, pero con orgullo y con la cabeza bien alta».


10/10/2007 22:45 h

«Yo estoy orgulloso de ser español», proclama, ufano, el líder de la oposición ante la cámara de televisión y flanqueado por una bandera nacional. Es el mensaje institucional que este miércoles difundió el Partido Popular con motivo de la próxima celebración de la Fiesta Nacional. Con una escenografía y gravedad propia de un discurso de presidente del Gobierno, Mariano Rajoy hizo un llamamiento a todos los españoles para que, por encima de ideologías, celebren el 12 de octubre «sin aspavientos, pero con orgullo y con la cabeza bien alta».

El PP quiere que esta fiesta sea diferente a las anteriores y se celebre «de una manera especial», como apuntó Rajoy en su mensaje, «por razones que todo el mundo conoce». El presidente del partido opositor utilizó este circunloquio para referirse al debate abierto con motivo de la ausencia de la bandera española en algunas instituciones, las injurias a la Corona, la quema de fotos de los Reyes e incluso las voces críticas de quienes piden al Rey que abdique.

«Por eso vamos a honrar y exhibir el símbolo que, con la Corona, mejor nos representa en todo el mundo», propuso Rajoy y habló de la bandera «de todos», «la que aprobamos en 1978», «exhiben nuestros deportistas con orgullo», «cubre el féretro de nuestros soldados» y «saludan con respeto todos los jefes de Estado que nos visitan».

Se declaró orgulloso de sentirse español y convencido de que sus compatriotas comparten este sentimiento, por eso, pidió «a todos que, por encima de cualquier diferencia ideológica, el 12 de octubre lo manifiesten con franqueza». Animó a los ciudadanos a movilizarse y hacer «algún gesto» que transmita este sentir, de forma individual, en la intimidad del hogar familiar o en connivencia con amistades, en la calle y a la luz pública.

El objetivo es que «todo el mundo sepa lo que los españoles sentimos por España», explicó. «Y que sabemos proclamarlo sin aspavientos, pero con orgullo y con la cabeza bien alta». Por su parte, dio el primer paso para desear: «¡Feliz día de la nación española! ¡Feliz fiesta nacional!».

Inusual

Esta inusual presentación del líder de la oposición -que aparece en su despacho rodeado de la enseña rojigualda y fotos familiares- se enmarca en la campaña que puso en marcha la semana pasada el PP, liderada por Nuevas Generaciones, para animar a los ciudadanos a celebrar el 12 de octubre. Bajo el lema «Somos España», los 'populares' aprovechan así la ocasión para insistir en la defensa de la España constitucional, sus símbolos, la bandera y la monarquía.

En la misma estrategia, el portavoz del principal partido de la oposición en el Senado, Pío García-Escudero, utilizó su turno de preguntas al presidente del Congreso en el pleno de la cámara, este miércoles, para responsabilizar a José Luis Rodríguez Zapatero de los incidentes antimonárquicos, la ausencia de banderas en las instituciones o las reivindicaciones soberanistas de los nacionalistas aliados con el PSOE.

«¿Se da usted cuenta, señor Zapatero, de que en una sola legislatura se está cuestionando la Monarquía, la bandera, la propia identidad de España, y de que para usted todo esto es espuma?», preguntó el portavoz 'popular'.

Votación
0 votos