Una vuelta al mundo en ocho etapas

Atraído por el rugido del Tigre Celta

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Dice que aún se le nota en el hablar su origen meco. Pero ese acento cantarín no ha sido ningún obstáculo para Gonzalo Iglesias, ni en la Universidad de Vigo, donde estudió Informática; ni en Suecia, donde hizo un máster en seguridad informática; ni de vuelta en Santiago, donde realizó otro curso de dirección de proyectos. Pese al brillo de su currículo, Gonzalo no encontró en Galicia su oportunidad: tuvo algunos trabajos, no demasiado bien pagados, y luego llegó el paro. Amparado en su juventud y en su dominio del inglés, decidió emigrar. Se fue a Dublín, «la ciudad más importante de Europa en lo que a empresas informáticas y de comunicaciones se refiere». Allí trabajó primero en el reporte técnico de la X-Box, y luego se cambió a una empresa del campo de las telecomunicaciones en la que, discurrido algún tiempo, llegó a ocupar un cargo de cierta responsabilidad: quince personas bajo su tutela, viajes por todo el mundo y muchas horas de trabajo al día. Irlanda, dice Gonzalo con respeto y agradecimiento hacia el bautizado como Tigre Celta, es un país que sigue dando oportunidad a la gente para demostrar lo que vale.

Más información Selección realizada automáticamente