El empleo público y la hostelería, los motores del mercado laboral en Galicia

Las oposiciones reactivan también la contratación en academias y centros de formación


redacción / La Voz

El tan anunciado cambio del modelo productivo sigue haciéndose esperar en Galicia. Al menos en lo que se refiere al mercado laboral. En la comunidad, que cerró abril con 966.248 trabajadores dados de alta a la Seguridad Social, se han creado casi 21.000 puestos de trabajo en los últimos doce meses, según los datos publicados por el Instituto Galego de Estatística, que realiza también un desglose por áreas de actividad.

Y en él se aprecia que la hostelería sigue teniendo un papel protagonista en la reactivación del empleo. Bares, restaurantes y otros locales de ocio han engrosado sus plantillas con 2.282 nuevos personas en los últimos doce meses, a los que se podrían sumar los 706 nuevos cotizantes que aportan los hoteles. En ambos casos, el inicio de la temporada turística por la Semana Santa, más retrasada este año en el calendario, disparó la demanda de mano de obra en abril. De hecho, la cifra de empleos creados será incluso mayor, ya que parte de los contratos, lo de puesta a disposición que realizan las empresas de trabajo temporal, se engloban en otro epígrafe, el de actividades relacionadas con el empleo, que crece en casi mil afiliados, de los que una buena parte corresponderán a trabajadores eventuales del sector hostelero, como explica José Oreiro, director de zona de Adecco en Galicia.

Pero la hostelería no tira sola del carro. Tras años de restricción absoluta, la Administración pública ha vuelto a activar las contrataciones, aportando casi 2.400 nuevos cotizantes a la Seguridad Social. Luis Baneira, secretario de Política Sindical y Empleo de UGT-Galicia, remarca que venimos de ocho años de un «recorte brutal en la tasa de reposición de efectivos, que ha dejado la plantilla de algunas administraciones al borde del colapso y muy envejecidas», por lo que ahora se ha aprovechado que el Gobierno ha abierto la mano para reponer efectivos y lanzar convocatorias de empleo público. Además, explica, hay ciertos servicios en la comunidad que se han acogido a un plan de jubilaciones parciales anticipadas que van ligadas a la contratación de relevistas, lo que permite que «para un mismo puesto haya ahora dos afiliados, el jubilado parcial, que seguirá de alta hasta que se retire de forma definitiva y el nuevo empleado que cubre el resto de su jornada».

No solo eso. La convocatoria de oposiciones tiene otra derivada en el sector educativo, como apunta Jesús Vázquez Forno, director de la Escuela Universitaria de Relacións Laborais de A Coruña, ya que sube la carga de trabajo de las academias y centros formativos. Lo certifican las altas en la Seguridad Social, que ha ganado 1.475 afiliados en centros educativos en Galicia desde abril del 2016, y también la patronal del sector, la Cecap (Confederación Española de Empresas de Formación), cuyo presidente en Ourense, Antonio Dieter Moure, asegura que las academias están contratando a más personal, y no solo para preparar a los opositores, ya que también crece la asistencia a cursos de idiomas. «Y si no se reactiva más el sector es por el problema del intrusismo, contra el que no se ponen todos los medios necesarios, a pesar de que redundaría en mayores ingresos para la Seguridad Social y para Hacienda», censura.

Pero hay quien tiene dudas de que este modelo sea sostenible, en concreto en lo relativo al empuje de la Administración. «Este año y el que viene pueden ser buenos, pero el nivel de empleo público se satura rápidamente, y luego pueden venir otros cuatro o cinco años de parálisis», explica el economista Octavio del Campo, miembro del Grupo Colmeiro. 

Cara y cruz para el empleo

Tras la hostelería y el empleo público, aparecen otros motores clásicos del mercado laboral, como el comercio (más de 1.200 nuevos puestos entre minoristas y mayoristas) y el transporte, que refuerza sus plantillas para responder al estirón de las ventas on-line. Destaca también el auge de la contratación de técnicos e investigadores, con casi mil nuevos cotizantes en diferentes epígrafes. Hasta el ladrillo reverdece, con 755 nuevos afiliados en las diferentes áreas de la construcción.

No va tan bien, por contra, el sector primario, el único que, tomado en conjunto, ha perdido trabajadores en el último año, con más de 750 bajas. Solo aguanta el negocio, capaz de generar 252 nuevos puestos, pero caen tanto la pesca (apenas 20 empleos menos) como, sobre todo, la agricultura y la ganadería, con casi mil ocupados menos. Duro es también el tijeretazo aplicado en el sector financiero, que ha recortado 352 empleos en apenas doce meses.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdegalicia.es Port 80
Etiquetas
Seguridad Social Hostelería Mercado laboral Empleados públicos Adecco UGT Agricultura
Comentarios