El bono social pagará el 40 % del recibo a familias sin hijos que cobren 400 euros

Las numerosas y las que cuenten con un jubilado que perciba la pensión mínima disfrutarán de una rebaja del 25 %

.

04/05/2017 07:16 h

Las familias numerosas y aquellas en las que uno de sus miembros sea pensionista, bien por jubilación, bien por incapacidad permanente, y cobre la cuantía mínima (563 euros) disfrutarán del bono social eléctrico. Por tanto, tendrán garantizado el actual descuento del 25 % en la factura de la luz, al margen del dinero que entre en cada uno de esos hogares. Pero «no se van a financiar lujos», advirtió el ministro de Energía, Álvaro Nadal, quien aclaró que se limitará el consumo para recibir la ayuda.

Estas dos categorías de clientes son las únicas que quedarán excluidas del criterio de renta que sí se aplicará al resto de los beneficiarios en el nuevo modelo de bono social. El Ministerio de Energía endurece las condiciones para convertirse en uno de ellos, de modo que solo podrán contar con esa ayuda los hogares con ingresos realmente bajos, es decir, los que más lo necesitan de verdad. El departamento de Álvaro Nadal ha clasificado a estos consumidores vulnerables en tres categorías diferentes también en función de la renta. Los más pudientes de ellos, entre comillas, contarán con el descuento del 25 % en la factura. Serán las familias sin hijos que cobren un tope de 798 euros al mes, 9.576 al año; las que tengan un hijo menor e ingresen 1.064 mensuales, 12.768 anuales; y las que cuenten con dos críos y vivan con 1.330 al mes, o 15.960 al año en doce pagas (18.637 en catorce). La referencia utilizada por el ministerio para establecer estos baremos económicos es el Iprem, el indicador público de renta de efectos múltiples, fijado este año en 532 euros mensuales, 6.384 anuales.

Tanto este tipo de consumidores vulnerables como las familias numerosas y las que tienen un jubilado con la pensión mínima disponen de dos meses de plazo para hacer frente a un corte de luz por impago, el mismo período que rige en la actualidad para todos los consumidores con un contrato de suministro de electricidad en el mercado regulado por el Gobierno.

Esos dos meses se convertirán en cuatro para los clientes vulnerables severos, que para el ministerio serán aquellos que cobren la mitad que los hogares anteriores. Esto es, 399 euros mensuales las familias sin hijos, 500 si tienen un menor a su cargo y 665 con dos hijos. Para estos casos, el descuento alcanzará el 40 %.

Tal y como estaba ya previsto, el nuevo modelo de bono social crea una categoría de consumidores que serán intocables, pues el suministro a estos hogares será calificado como esencial y, por tanto, no podrán ser víctimas de cortes de luz. ¿Quiénes son estas familias? Pues, para el ministerio, las que están siendo atendidas por los servicios sociales municipales o por los autonómicos, porque no tienen medios propios de subsistencia. Para evitar el corte, estas facturas de la luz serán asumidas a través del propio bono social, que financiará el 40 % del recibo; otro 50 % lo pagarán las Administraciones locales o autonómicas que los están atendiendo; y el 10 % restante lo afrontará el sistema eléctrico.

Más beneficiarios y más dinero

El secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, avanzó que el nuevo modelo de bono social beneficiará a 2,5 millones de hogares (ahora son 2,4 millones) y que costará entre 203 y 235 millones anuales (en la actualidad, entre 180 y 200).

Votación
5 votos
Comentarios