Los drones rompen barreras legales y podrán duplicar su negocio en Galicia

El decrecto que permitirá volar en ciudades o de noche favorecerá a 110 empresas

.

redacción / la voz

Se pueden comprar en superficies comerciales y dicen que serán uno de los regalos estrella de estas Navidades, pero los drones o RPAS (sistemas de aviación dirigidos por control remoto, por sus siglas en inglés) no son juguetes.

La Comisión Europea calcula que de aquí al 2050 el sector habrá creado 150.000 empleos en el continente y será capaz de generar alrededor de 15.000 millones de euros al año en beneficios.

Galicia cuenta con 110 operadores de drones autorizados por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Una parte muy importante son autónomos y durante los últimos años han visto limitada su actividad a labores de producción audiovisual o cartografía, por las restricciones legales que, de castigarse, pueden materializarse en multas de más de 220.000 euros.

El sector está preparado para sacar partido a su capacidad productiva, actualmente limitada a un 20 % del potencial, y el espaldarazo definitivo está a punto de llegar en un real decreto ley que se aprobará de forma inminente en Consejo de Ministros, tras meses en un cajón por el bloqueo político.

Permiso para volar

Los operadores gallegos esperan la nueva regulación con los brazos abiertos. No es para menos, ya que abrirá el cielo para actividades hasta ahora prohibidas para los drones, como volar sobre áreas urbanas, de noche, e incluso con la plataforma fuera del alcance de la vista, siempre previa autorización por parte de la AESA y para aeronaves cuyo peso no exceda de los diez kilos.

El proyecto de Real Decreto por el que se regula la utilización civil de las aeronaves pilotadas por control remoto, como es conocido oficialmente, se encuentra en período de consulta pública hasta el próximo 22 de noviembre.

¿El impacto de este decreto en el mercado del sector gallego será inmediato? «Indudablemente, sí. A día de hoy estamos rechazando muchos trabajos porque legalmente no las podemos hacer», afirma Aquilino Abela, director técnico de Aeromedia, una de las empresas pioneras en el sector. Pone como ejemplos las tareas de fumigación en ciudades para erradicar la plaga de las palmeras, la supervisión de tejados o rodajes de todo tipo. Trabajos que hasta ahora no se podían hacer. «Con la nueva legislación se duplicará la actividad», asegura.

Las previsiones apuntan a un fuerte crecimiento y prueba de ello es que Aeromedia ya tiene programada la incorporación de más personal en el 2017. Actualmente cuenta con una plantilla de once personas en Galicia.

Marcos López, gerente de Cartogalicia, otra de las pioneras del sector, bendice el decreto, pero considera que se queda corto. «Es un avance para el sector, pero no se regulan los requisitos mínimos de seguridad que deben de tener los equipos», afirma.

Respecto al creciente aumento de operadores en Galicia, López también es crítico. «En una situación de crisis, cuando todo el mundo habla de un nuevo sector generador de empleo la gente se apunta. Pero creo que hay un poco de burbuja en todo esto: va a haber trabajo para 150 operadores y también para 300, pero no ahora, es un crecimiento desmesurado», afirma el gerente de Cartogalicia.

Votación
9 votos
Comentarios