Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Un tercio de los pensionistas gallegos se tienen que conformar con la paga mínima

Los que cotizaron como autónomos, los más castigados: la mitad cobran la prestación más baja

Redacción / La Voz, 06 de marzo de 2016. Actualizado a las 05:00 h. 10

0
0
0
0

Uno de cada cuatro gallegos, 665.265 de un total de 2.732.347, son pensionistas. Y no están boyantes, precisamente. La comunidad tiene el dudoso honor de ser la segunda con la prestación media más baja de todo el país, a razón de unos 757,7 euros mensuales, solo por delante de Extremadura, pero un 16 % por debajo del promedio nacional, que ya roza los 900 euros.

Pero las medias, como en aquel célebre ejemplo de los pollos, pueden ser engañosas. Y es que la cifra, que ya de por sí es raquítica, esconde la realidad de cientos de miles de pensionistas que no llegan ni siquiera a ese umbral. Porque uno de cada tres gallegos cobran la prestación mínima, el importe más bajo previsto para su categoría de pensión (la cantidad depende tanto de la clase de prestación como de la situación familiar del perceptor, con un mínimo de 194,3 euros en el caso de las de orfandad, y otro de 1.177,4 para una pensión de incapacidad por gran invalidez a alguien con cónyuge a cargo).

Así, de las 753.060 prestaciones que se pagan en Galicia (hay gente que cobra más de una), casi un tercio, 247.808, son pensiones mínimas. El porcentaje, que roza el 33 %, la sitúa como la quinta comunidad donde viven más pensionistas con las pagas más bajas. El récord negativo, también en esto, se lo lleva Extremadura, donde el porcentaje llega casi al 50 %, mientras que el mejor registro es el del País Vasco, con un 12,8 %.

Y es que, al final, la proporción de pensiones mínimas solo refleja la profunda brecha en las carreras de cotización de los trabajadores de las distintas comunidades. No solo en años, una diferencia que se nota ahora pero que progresivamente va menguando en los nuevos perceptores que entran al sistema, sino, y sobre todo, en las bases de cotización, ya que sigue existiendo una profunda brecha salarial entre regiones. Así, en el tercer trimestre del año, el sueldo medio en Galicia se situaba en los 1.601,9 euros brutos mensuales, un 27 % menos que los 2.191,94 que cobra de media un vasco.

Depende del tipo de pensión

Según los datos de la Seguridad Social, son los gallegos que desarrollaron su actividad profesional como autónomos los que, llegada la edad del retiro, sufren el mayor castigo. Casi la mitad, un 46 %, cobran la pensión mínima, porque también son mayoría los que durante su vida laboral cotizan -por decisión propia o por falta de recursos- por la base mínima (893,1 euros este año).

Por clase de pensión, tres de cada cuatro gallegos perceptores de una paga en favor de familiares cobran el importe mínimo, mientras que el porcentaje no llega al 15 % en las prestaciones de incapacidad.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0