Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Si su banco le aprieta...

Usted, que está en dificultades económicas, ¿no ha notado que su banco está más quisquilloso? ¿No ha notado que intenta cobrarle por ingresar, por pagar, por traspasar, por todo? 

06 de marzo de 2016. Actualizado a las 05:00 h. 24

0
0
0
0

Usted, que está en dificultades económicas, ¿no ha notado que su banco está más quisquilloso? ¿No ha notado que intenta cobrarle por ingresar, por pagar, por traspasar, por...? ¿No ha notado que cuando va por la oficina solo hay personal de entre 25 y 45 y los mayores de 50 escasean? ¿No ha notado que ya en la ventanilla le empiezan a preguntar si quiere un justificante en papel de la operación realizada? ¿Sabe por qué ha notado todo esto? Porque en general -siempre hay excepciones- las entidades financieras están peor que usted. Sí, sí, y la culpa es de la coyuntura económica (los países emergentes que no se levantan, el petróleo por los suelos, la situación en Siria, en Europa, en España...) y de los márgenes, tan estrechos, que no les permiten ganar dinero con la operativa tradicional.

Por lo tanto, como no se gana dinero trabajando, lo que harán es ajustar gastos. Y los gastos siempre van por la parte de personal. Así las cosas, ¿sabe usted lo que va a ocurrir en unos meses? Es sencillo. Habrá nueva oleada de fusiones bancarias. Pero esta vez amistosas. Y con menos entidades se conseguirá eliminar lo que se denomina «duplicidades». En este contexto «duplicidades» se puede calificar como un eufemismo que define exactamente la eliminación de servicios centrales (son los que están duplicados). Será entonces cuando usted verá cómo su vecino del cuarto, de 53 años será uno de los prejubilables, y comprobará también cómo su entidad financiera se pondrá con usted más exigente. No le eche la culpa al director de la oficina porque no la tiene.

Todo es consecuencia de lo que se denomina oligopolio. Es decir, a menos entidades habrá más grado de ¿abuso frente al consumidor? Hay quien calcula que quedarán los grandes bancos y Bankia, a la que se unirá alguna de las antiguas cajas de ahorros. Prevén también que una vez que queden siete u ocho instituciones -¡como muchísimo!- entrarán en el mercado los fondos de inversión. Serán nuevos actores que pueden realizar muy bien su papel en este teatro financiero español. El tiempo pasa, y el negocio de los bancos incrementa su deterioro. Por lo tanto, cuanto más tiempo pase, menor será su valor. Sería ridículo negar que no influye la política- «para nosotros no es lo mismo ir a hablar con un gobernador del Banco de España que haya puesto Iglesias que con Sánchez, Rivera o Rajoy», subrayan desde una entidad compradora-, pero lo cierto es que lo fundamental es el business o, mejor dicho, la falta de business.

Publicidad

Comentarios 0