Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

El Catastro destapa en el último año en Galicia 80.000 bienes inmuebles en situación irregular

En casi la mitad de los casos se trata de obras ocultas al fisco

santiago / la voz, 26 de febrero de 2016. Actualizado a las 07:59 h. 14

Ampliar imagen

0
0
0
0

El plan de regularización catastral impulsado por Hacienda en los dos últimos años -y que proseguirá en este ejercicio y el que viene- ha aflorado construcciones irregulares en algo más de cien mil bienes inmuebles en casi un centenar de municipios gallegos. Así, al cierre del 2014, transcurrido un año del programa, se habían detectado 25.600 casos, y a finales del pasado mes de diciembre la cifra ascendía a 105.913. Es decir, en apenas doce meses la Dirección General del Catastro ha hecho aflorar en la comunidad 80.313 bienes en situación fraudulenta.

La casuística es variada. Según los datos facilitados por Hacienda, en el 43 % de los casos, es decir, en casi 46.000 inmuebles, se trata de construcciones nuevas que no están dadas de alta, cifra en la que habría que incluir también algo más de cinco mil piscinas de obra ocultas para el fisco y no declaradas. En el primer año de vigencia del plan se había detectado en Galicia mil casos de este tipo, pero en el último han aflorado otros cuatro mil más. El segundo foco de fraude más común no estaría relacionado con los bienes ocultos, sino con aquellos casos en los que se producen ampliaciones y rehabilitaciones de una vivienda y que finalmente no se comunican ni al ayuntamiento ni a Hacienda. En este supuesto se enmarcarían el 38 % de las irregularidades afloradas en Galicia en los dos últimos años. Alguien que hace un ático o una planta más en su casa y que sigue luego pagando el IBI como si no la hubiera levantado. Un tipo de fraude descubierto en los dos últimos años en 41.386 bienes de Galicia.

Por último, el tercer tipo de irregularidad más común consiste en reformar o cambiar de uso un inmueble sin informar a la autoridad municipal o fiscal. Un fraude bastante frecuente con locales y edificaciones antiguas. Consultado al respecto, el Ministerio de Hacienda precisa que la revisión no implica ningún tipo de aumento de los valores catastrales. Los inmuebles que afloran, bien por estar ocultos o declarados de forma irregular, se valoran en base a los parámetros que están vigentes en cada municipio hasta la fecha. Un programa destinado, básicamente, a perseguir el fraude fiscal contra aquellos titulares catastrales que no declaran sus bienes o lo hacen de forma incorrecta o incompleta.

Sesenta euros de tasa

Los propietarios de los inmuebles regularizados deben hacer frente al incremento del IBI correspondiente (lo estipula el ayuntamiento en cuestión) más la liquidación de atrasos, tal y como precisan desde Hacienda.

«Es importante resaltar el hecho de que una construcción o reforma no haya sido declarada no implica que sea legal o ilegal a efectos urbanísticos, eso es competencia de las autoridades municipales y autonómicas; un plan de supervisión catastral no multa obras ilegales», explican. En cambio, sí se ha establecido una tasa de 60 euros por inmueble objeto de regularización, que debe abonar el titular y que tiene por objeto financiar el desarrollo del propio plan. Eso, aparte del coste de la regularización fiscal.

Hasta ahora, Hacienda lo ha concluido en 91 municipios gallegos; de ellos, 26 están en la provincia de A Coruña, entre los que destacan Bergondo, Ares, Boqueixón, Carral, Culleredo, Fene, Melide, Mugardos, Ribeira, Sada, Valdoviño y Cariño, entre otros. En Lugo ha terminado en 23 municipios, entre ellos la capital, Viveiro, Vilalba, Quiroga, Ribadeo, Chantada y Barreiros. En Ourense se ha concluido en 27 concellos, como Xinzo, Xunqueira de Ambia, Allariz, San Cibrao das Viñas, Verín y Pereiro de Aguiar.

En la provincia de Pontevedra se ha terminado la supervisión en 15 ayuntamientos, entre los que destacan Arbo, Tomiño, Ponteareas, Meis, Salceda de Caselas, Tomiño y Bueu.

Publicidad

Comentarios 1