Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Los mayores de 45 se llevaron seis de cada diez empleos creados en Galicia el año pasado

El 2015 fue el primero de los últimos siete ejercicios en el que creció la ocupación en la comunidad

redacción / La Voz, 29 de enero de 2016. Actualizado a las 05:00 h. 3

0
0
0
0

Al cierre del año pasado, ya eran 1.032.500 los gallegos que tenían trabajo. Durante el 2015, y pese al tropezón del último trimestre del año, en el que se destruyeron 6.500 empleos, la ocupación aumentó en la comunidad en 32.100 personas, el primer incremento anual desde que estalló la crisis hace siete años, a razón de 88 empleos al día. Pero, ¿quién se ha llevado esos nuevos puestos de trabajo? Según los datos de la encuesta de población activa (EPA) publicada ayer, los que lo tuvieron más fácil para colocarse durante los últimos doce meses fueron los mayores de 45 años. Seis de cada diez nuevos ocupados, 19.600, pertenecen a esa franja de edad, en la que -por poner un dato que permita comparar- solo se incluyen el 45 % de los trabajadores. Y es que la veteranía, como en casi todo, también es un grado a la hora de encontrar empleo. Lo admiten sin ambages las agencias de colocación que, ante campañas masivas de contratación, como la navideña, reconocen que las empresas prefieren a los candidatos con experiencia laboral previa que no necesiten formación ni un período de transición para amoldarse a puestos que, en la mayoría de los casos, apenas duran unas semanas.

Pero es que además del empleo asalariado (13.000 nuevos puestos), los mayores de 45 años también han encontrado en el autoempleo una puerta para regresar el mercado laboral, entrada que gracias a su bagaje -y sus ahorros o su paro- tomaron otras 5.200 personas.

La otra cara, la cruz, son los jóvenes de entre 25 y 34 años, que no solo no encuentran oportunidades sino que siguen perdiendo pie: 2.100 personas en este tramo de edad perdieron su empleo el año pasado, el único segmento de la población en el que aún cae la ocupación. Y, pese a que no encuentran empleo, el paro en este colectivo de jóvenes se redujo en el 2015 en casi 16.000 personas. ¿Cómo se explica? Pues por puro desánimo: más de 18.000 gallegos en esta franja de edad dejaron de buscar empleo o emigraron.

41.100 parados menos

Ese desfase entre la creación de empleo y la caída del paro se reproduce en el conjunto de Galicia, que cierra el año con 41.100 desempleados menos, a pesar de que en el último trimestre solo se redujo en cien personas (la tasa sigue estable en el 17,7 %). De los gallegos que dejaron de computar como desempleados, el 80 % lo hizo tras encontrar un puesto de trabajo, pero el 20 % restante (9.100 personas) no tuvieron tanta suerte, sino que optaron por dejar de buscar empleo, abandonando así la población activa.

En cuanto a los sectores de actividad, todos crearon empleo el año pasado, con los servicios a la cabeza: 18.300 nuevos puestos netos en un año, gracias sobre todo al tirón en la hostelería y el transporte. Pero es la construcción, con 7.700 trabajadores más, la que registra el mayor incremento relativo, con un aumento del 11,4 % en la ocupación.

Sobre la calidad de ese nuevo empleo que se crea, dos datos. El positivo: caen los ocupados con medias jornadas (8.400 menos) mientras aumentan los que trabajan a tiempo completo (40.500 más). Y la sombra: a la hora de contratar, dos de cada tres nuevos empleos asalariados siguen siendo temporales (17.500 frente a los 8.800 indefinidos).

Una radiografía que, en lo fundamental, es un calco de la que arroja la EPA para el conjunto de España donde, en el último año, se crearon 525.100 empleos y se registró una caída del paro de 678.200 personas, lo que deja el número total de desempleados en 4.779.500 y reduce la tasa de paro hasta el 20,9 %, tres puntos más que la que se registra en Galicia.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0