Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Galicia pone en órbita el negocio espacial

El éxito de los tres picosatélites lanzados, proyectos con la Agencia Espacial Europea, las primeras «spin-off» y un centro tecnológico propio prenden la mecha a un sector que apunta muy alto

Redacción / La Voz, 03 de enero de 2016. Actualizado a las 05:00 h. 4

0
0
0
0

Hace 8 años, un pequeño artilugio de nombre Xatcobeo, lanzó por primera vez al espacio tecnología cien por cien gallega. El primer picosatélite (satélites muy pequeños) desarrollado por ingenieros de la Universidad de Vigo abrió el camino. En el 2013 Humsat-D, el segundo objeto espacial hecho en Galicia, salió disparado con éxito desde una base militar rusa. El mismo equipo es el responsable de la puesta en órbita, a 391 kilómetros de distancia de la Tierra del nanosatélite Serpens, el 17 de septiembre.

El reconocimiento internacional ha sido inmediato. En noviembre, la Agrupación Aeroespacial de la Universidad de Vigo firmó su primer contrato con la Agencia Espacial Europea (ESA) para formar parte de la misión AIM (Asteroid Impact Mission), el primer programa de defensa espacial del organismo europeo que, entre otras cosas, ensayará técnicas de desvió de un asteroide.

Despegue del sector

El conocimiento y la tecnología existen. El paso siguiente, es decir, empezar a ver tanto conocimiento con cifras de negocio, también está en marcha con la gestación de las primeras spin-off (una empresa que nace de otra existente previamente) y el impulso que pretende dar a este proyecto de sector la fundación Centro de Innovación Aeroespacial de Galicia (CINAE), que arrancará este año en suelo del Consorcio de la Zona Franca de Vigo (uno de los patronos públicos, junto con la universidad viguesa), con el apoyo del tejido industrial existente en Galicia, especializado en el sector aeroespacial (fundamentalmente aeronáutico).

«El proyecto de la red mundial de nanosatélites es la gran oportunidad para atraer tejido industrial y para consolidar a Galicia en la vanguardia en el campo de esta tecnología», afirma el profesor Fernando Aguado, director del equipo aeronáutico de la Universidad de Vigo, en donde comenzó todo. Según el experto «existe un gran nicho de mercado objetivo de nano y microsatélites, por su utilidad comercial, y por estrategia». Y, en este punto, aclara que, además de crear un tejido industrial propio, «se trata de generar actividades para atraer empresas de fuera, que se asienten en Galicia, mediante alianzas estratégicas».

¿Cuando podremos empezar a hablar de sector espacial en Galicia? «Debería de empezar a andar a corto plazo», afirma Aguado.

Comunicaciones y señal

A nivel nacional, el sector lleva años de ventaja. Una veintena de compañías espaciales españolas dan empleo a cerca de 3.500 personas y facturan 740 millones de euros. En los últimos 25 años ha elevado en un 105 % su facturación y en un 76 % el empleo generado. El alto porcentaje de facturación proveniente de la exportación (72 %).

El informe Ardán 2015 que elabora el Consorcio de la Zona Franca de Vigo, identifica en Galicia cinco empresas acreditadas en el índice de actividad «construcción aeronáutica y espacial y su maquinaria». Se trata de Coasa (filial de Aernnova, con sede en Ourense), Sphyme Mecánica y Fluidos (Vigo), Laddes Work (Ourense), Colyaer (Pontevedra), y Paramotores Airfer (Pontevedra). Fuentes del propio consorcio explican que, pese a la acreditación, la mayor parte de la actividad, si no toda, está destinada a proveer a los constructores aeronáuticos, que es en donde se encuentra ahora mismo la mayor oportunidad de carga de trabajo.

El campo de las comunicaciones es otra vía de negocio del sector aeroespacial, en el que en Galicia hay empresas TIC trabajando desde hace años. Fuentes de INEO (Asociación Multisectorial de Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación), citan el caso de Arteixo Telecom (As Pontes) o Egatel (Ourense). Entre los últimos desarrollos de esta última empresa destaca Smart LNB, del operador de satélites Eutelsat, un dispositivo que permite ofrecer servicios de televisión conectada vía satélite.

Más de 500.000 nanosatélites en órbita en el 2015

A primera vista, los nanosatélites lo tienen todo para triunfar. Empezaron a poblar el espacio hace una década y no paran de multiplicarse.

La principal razón es que son más baratos y fáciles de construir que los convencionales. Son más ligeros (entre 1 y 10 kilos) frente a los cientos y hasta miles de kilos de los aparatos convencionales. Son más sencillos de testar y de lanzar al espacio, y están cada vez más preparados para realizar procesos complejos gracias a la evolución de sus componentes electrónicos.

Si hasta el 2013 se habían lanzado 75 nanosatélites en el mundo, a finales del 2015 había más de medio millón, de acuerdo con las predicciones de Deloitte que, en un informe de este año identifica a los nanosatélites como una de las tecnologías más punteras.

«Los CubeSat y nanosatélites, que hasta ahora han estado muy ligados al mundo de la investigación dentro de las universidades, darán servicios globales, impulsarán los desarrollos de miniaturización de componentes y sensores de misión del propio satélite y, a nivel de lanzadores, evolucionarán a soluciones muy económicas de puesta en órbita», explica Francisco Lechón, responsable de Comunicación y RSC de Space Systems en Airbus DS en España.

España es uno de los 22 países que forman parte de la Agencia Espacial Europea (ESA) y aporta el 5% de su presupuesto. Anualmente, la inversión del Gobierno en la ESA supone aproximadamente 150 millones de euros, aunque hacer una estimación precisa es difícil porque la mayor parte de los programas en los que se invierte se prolongan durante varios años. Para el periodo 2015-2022, el Gobierno ha comprometido 1.368,5 millones de euros para la ESA.

La aportación económica es vital para el sector porque los contratos que reciben las empresas son proporcionales a la inversión que cada país miembro destina a los programas opcionales de la ESA.

«Nuestro objetivo es llegar a aportar el 8% del presupuesto de la ESA, aunque de momento estamos satisfechos. Pero queremos crear más riqueza y más empleos», Adolfo Menéndez, presidente de la Asociación Española de Tecnologías de Defensa, Aeronáutica y Espacio (TEDAE).

Publicidad

Comentarios 0