El paro eleva a 3.000 millones el déficit gallego de la Seguridad Social

Las cotizaciones apenas cubren ya el 60 % del gasto en pensiones en la comunidad

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La recesión está horadando, quizá de manera irremediable, los débiles cimientos sobre los que se asienta el Estado de bienestar en Galicia, hasta el punto de que uno de los pilares básicos del sistema estaría ya en quiebra si tuviera que financiarse por sí mismo.

La caja gallega de la Seguridad Social acumula en los últimos cuatro años un déficit de 10.800 millones de euros, y en el balance del organismo para el año 2012 la diferencia entre los ingresos (el 99 % provienen de las aportaciones de trabajadores y empresas) y los gastos (el 98 % se lo llevan las pensiones) superó por primera vez en la historia los 3.000 millones. Las cotizaciones apenas cubren ya el 60?% del gasto, y si los expertos se lamentan de que en España solo haya hoy dos trabajadores por cada pensionista, en Galicia esa relación no llega a 1,2 a 1.

Buena parte del problema reside en el perfil demográfico de la comunidad, envejecida y con una tasa de crecimiento vegetativo (la diferencia entre nacimientos y muertes) que arroja saldos negativos desde hace un cuarto de siglo (en 25 años ha perdido 185.000 habitantes). Y a esa dificultad congénita para renovar su población en edad de trabajar se suma ahora su incapacidad no ya para crear empleos que coticen y ayuden a sostener el sistema, sino para mantener los pocos que aún quedan.

125.000 menos

Es un proceso perverso en dos direcciones: el número de pensionistas se ha incrementado en un 1,8 % desde el año 2009 (de 767.098 a 781.520), mientras el número de cotizantes se desplomaba un 12 % en el mismo período. Según los datos que facilitó la semana pasada la Seguridad Social, en Galicia hay hoy menos de 910.000 trabajadores cotizando, frente a los 1.034.500 de la media anual del 2009. En menos de un quinquenio se han destruido 125.000 puestos de trabajo, es decir que hay 125.000 personas menos contribuyendo a la caja común.

Según la Comisión Europea, que lleva lustros redactando informes sobre los riesgos de los sistemas pensiones de la UE, solo existen cuatro vías para eludir el peligro de quiebra: subsidios más bajos, cotizaciones más altas, más cotizantes o menos pensionistas. La tragedia de Galicia es que ninguna de esas soluciones parece servirle.

Sus pensiones ya son las más bajas de España (709,42 euros mensuales frente a los 857 de la media) y las cargas sociales ya se han incrementado un 14,4 % en los últimos cuatro años (de los 4.053 euros anuales por trabajador en el 2009 a los 4.736,5 del 2012). Cada mes se jubilan 2.725 gallegos y otros 3.100 pierden su empleo. Solo para lograr que la Seguridad Social no fuera deficitaria en Galicia, con las prestaciones y niveles de cotización actuales, la comunidad precisaría crear y cubrir más de 600.000 puestos de trabajo.

Más información Selección realizada automáticamente

 

Comentarios
Opinar
*Todos los campos son obligatorios ( Normas de uso )
Datos personales
Opinión