Los salarios en España bajaron entre un 3 % y un 4 % en los últimos dos años

La Organización Internacional de Trabajo advierte de que se está llegando a una situación de «emergencia social» por los niveles de desempleo

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Los salarios bajaron en España entre un 3 % y un 4 % en el 2010 y 2011, informó hoy la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que indicó que situaciones como ésta ilustran el impacto de las políticas destinadas a reducir el costo de la mano de obra con respecto a la producción.

«Grecia, España y Portugal están en el epicentro de la crisis de la Eurozona, con Grecia como el caso más grave de reducción unilateral de salarios para recobrar competitividad (...), pero hemos visto que el impacto de este tipo de políticas en el empleo y el crecimiento ha sido peor de lo esperado». dijo hoy el director general de la OIT, Guy Ryder. Al presentar en Ginebra el Informe Mundial sobre Salarios 2012/2013, Ryder se hizo eco de las advertencias de que en esos países se está llegando a una situación de «emergencia social» por los «niveles de desempleo que son insostenibles y socialmente inaceptables».

Aunque la evaluación realizada por la OIT indica que, de manera general, los salarios evolucionan desde hace muchos años a un ritmo mucho más lento que la productividad, también se reconoció que en algunos países, como España y Grecia, ocurrió la contrario. Uno de los autores principales del informe, Patrick Belser, precisó que uno de esos casos fue el de España, donde la productividad bajó un 0,5 % entre 1999 y el 2007, pero los salarios aumentaron el 0,4 % a un ritmo anual. En el mismo periodo, la productividad en Grecia creció el 2,7 %, pero los salarios se expandieron por encima, hasta un 4 %, por año. En esos casos, «la historia antes de la crisis es que los salarios evolucionaban más rápido que la productividad y la historia de la crisis, hasta ahora, parece ser la de salarios cayendo más rápido que la productividad, como si fuese un mecanismo de ajuste», explicó Belser.

Falta de liquidez

Ryder negó que el problema de la crisis resida en «una falta de dinero», sino en el hecho de que sea «la gente la que no tenga dinero en sus bolsillos». «El dinero está por allí y una de las áreas donde más se encuentra es en las cuentas de las corporaciones. Las compañías están sentadas en grandes cantidades de dinero, pero no lo están invirtiendo y una razón principal es la falta de confianza en el futuro de la economía global», explicó el responsable de la OIT.

Ante esta circunstancia, dijo que es la responsabilidad de los dirigentes políticos «recrear las condiciones de confianza» de que la economía volverá a crecer y que las inversiones que se realicen serán rentables. «El segundo lugar donde hay dinero -continuó- es en algunas áreas del sector financiero, que tienen mucha liquidez, pero no quieren dar crédito a las pequeñas y medianas empresas que estarían dispuestas a invertir si ven una oportunidad de negocio». «Es urgente desbloquear esta situación», concluyó Ryder.