4.000 personas reclaman en Moaña el dinero invertido en las participaciones preferentes

La protesta centró sus críticas en NCG Banco, en una de cuyas oficinas lanzaron huevos y petardos en señal de disconformidad con el trato que se les está dando a miles de depositantes

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Unas 4.000 personas se manifestaron ayer en Moaña para solicitar una solución inmediata al problema y poder rescatar el dinero invertido en las llamadas participaciones preferentes, un producto financiero vendido por varias entidades crediticias y que impide, en términos generales, el rescate del efectivo hasta dentro de años, cuando no milenios. La protesta de ayer en la villa del Morrazo centró sus críticas en NCG Banco, en una de cuyas oficinas lanzaron huevos y petardos en señal de disconformidad con el trato que se les está dando a miles de depositantes.

Los convocantes corearon consignas como «Nos aforramos e eles a roubar», «NGB os maiores ladróns da historia», o «Banqueiros landróns, goberno solucións». Numerosas pancartas formaron un rosario de protestas que daban a entender el profundo descontento con las gestiones que está haciendo NCG Banco para intentar devolver el dinero a los depositantes, al menos en O Morrazo.

La entidad financiera, además, como medida precautoria, decidió cerrar temporalmente las tres oficinas de que dispone en Moaña, al no poder garantizar, según explicó, la seguridad de sus trabajadores y de sus clientes. Con toda probabilidad volverá a abrir el próximo lunes, si bien oficialmente la empresa no ha comunicado la fecha exacta.

Acusaciones

En este sentido, miembros de la plataforma de afectados por las preferentes dijeron ayer que «se trata dunha xogada de Novagalicia para botarnos a culpa a nós, como si nós fóxemos os culpables, pero os culpables son eles e ninguén máis; o que queren e dispersar a atención a botarnos a culpa».

Por el contrario, una de las afectadas por el cierre de las oficinas de Moaña, dijo a La Voz que «de esta forma he tenido que quedarme sin pagar un impuesto que iba a pagar hoy, precisamente, pero que no he podido por el cierre de las oficinas; a mí me han hecho una faena».

Durante la protesta moañesa, se exhibieron carteles con las fotografías y los rótulos en gran formato con los nombres de exdirectivos de la entidad como José Luis Pego, José Luis Méndez y Julio Fernández Gayoso, sobre los que pesaba el título de «Se busca».

En varios carteles de la manifestación se explicitaba la idea de que los directivos y los banqueros que han permitido estas operaciones son «unos ladrones», y que las autoridades han permitido por omisión que hayan ocurrido estas operaciones sin el debido control al que deberían estar sometidas.

Si bien la protesta de Moaña fue en todo momento pacífica, nucleada en torno a personas de todas las edades, pero mayoritariamente de más de 50 años de edad, lo cierto es que ante la oficina principal de Novagalicia banco fue un pequeño grupo de personas las que lanzaron huevos y petardos ante la puerta y las cristaleras. Los silbatos de protesta y las voces críticas hicieron el resto.