Draghi se niega a comprar más deuda

Pide medidas para impulsar el crecimiento, pero una vez anclada la disciplina fiscal

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Lo dijo en inglés, pero bien podría haber usado el alemán nein. Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, advirtió ayer que no utilizará el botón rojo que relaja la especulación a través de la compra de deuda pública de países en peligro. En una intervención ante el Parlamento Europeo en Bruselas, Draghi se alineó con las tesis defendidas con firmeza por Berlín, partidaria de dejar al BCE fuera de la solución a la crisis y presionar así para que Italia o España aceleren en la austeridad.

La máxima autoridad monetaria lleva varias semanas sin comprar deuda pública a pesar de que la prima de riesgo española se ha disparado. Según su presidente, su intervención en los mercados «no es eterna ni infinita», ya que el mandato de la institución «prohíbe la financiación monetaria» o, lo que es lo mismo, el rescate indirecto de países a través de la compra masiva de deuda que no quieren los inversores.

El banco de bancos es, hoy por hoy, la única arma europea contra el desplome de las finanzas públicas españolas y en los últimos meses ha inyectado calma en los mercados a través de métodos que Alemania, Holanda o Finlandia no ven con buenos ojos. A pesar de su negativa, Draghi sí ve buenas noticias en España, donde Mariano Rajoy está haciendo un «esfuerzo extraordinario» y cosechando «progresos notables».

El guardián del euro se mostró inflexible en cuanto a la austeridad, pero admitió que sus efectos pueden ser devastadores, ya que los especuladores recelan de las recesiones que complican el pago de deudas. Draghi es partidario de crear «un pacto por el crecimiento» una vez que se deje patente que la austeridad no será puesta en cuestión, una proposición que se antoja contradictoria para muchos analistas que ven a la inversión pública como la única manera de reactivar la economía.

El nuevo acuerdo promovido por Mario Draghi, del que no dio detalles, fue bien recibido por el vencedor de la primera vuelta de las elecciones francesas, François Hollande, que propone una profunda revisión de la estrategia de austeridad impulsada por la canciller Angela Merkel

«España está haciendo un esfuerzo extraordinario y cosechando progresos notables»

«Tras el pacto fiscal, ahora lo que está más presente en mi mente es que haya un pacto para el crecimiento»

«El programa de adquisición de bonos del Banco Central Europeo no es eterno ni infinito»

Mario Draghi

El vicepresidente y el presidente del BCE, ayer a su llegada al Parlamento Europeo. Yves Herman reuters