El FMI insta a España a adoptar más medidas para sanear la banca

Al organismo no le convence la tesis del Gobierno de no invertir dinero público en la reestructuración del sector

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La tesis del Gobierno español de que no habrá dinero público para la reestructuración de la banca, solo dinero del sector, no ha convencido al Fondo Monetario Internacional (FMI), que cree que pueda ser «necesario recurrir a la financiación publica».

El organismo que dirige la francesa Christine Lagarde ha difundido hoy un nuevo informe sobre la fortaleza y viabilidad del sistema financiero español, que actualiza otro elaborado en 2006. El informe llega en un momento complicado para el sector español, al que el Gobierno ha impuesto un duro saneamiento de su cartera inmobiliaria, con objeto de provocar una nueva oleada de fusiones, pero que no ha acabado de generar la confianza necesaria en los mercados.

El Ministerio de Economía ha defendido que la reestructuración que generen estas operaciones, deben ser financiadas por el Fondo de Garantía de Depósitos, que se nutre de las aportaciones de la banca. Así ha ocurrido con las subastas de la CAM y de UNNIM, y ante la previsible escasez de fondos para atender las subastas de CatalunyaCaixa y Novagalicia, el Ministerio de Economia es partidario de que los bancos aporten mas fondos al FGD, situación que está ahora en proceso de negociación.

EL FMI, en su informe, recoge este conflicto, y reconoce el peligro de que «los costes de resolución sean demasiado elevados para que la industria los pueda soportar». Para evitar esta situación, y «con el fin de preservar la estabilidad financiera y evitar un excesivo desapalancamiento», el fondo cree que «una vez agotadas las opciones para una recapitalización privada, puede ser necesario un mayor recurso a la financiación pública».

En cualquier caso, el FMI valora la reforma financiera que ha hecho el Gobierno, aunque considera primordial que se resuelva el saneamiento de los activos tóxicos que tiene la banca. Aunque reconoce como una posible opción la creación de un «banco malo» que agrupe estos activos, no se posiciona al respecto.También alerta de que hay un grupo de entidades que siguen siendo «vulnerables» ante un endurecimiento de las condiciones financieras en el futuro. Se refiere en concreto sin citarlos a un grupo de diez bancos, «la mayoría de los cuales han recibido ayudas publicas».

Con el fin de preservar la estabilidad financiera, el informe dice que «es esencial que estos bancos, y en particular el de mayor tamaño, tomen medidas rápidas y decisivas para fortalecer sus balances y mejorar su gestión y su gobierno corporativo». La entidad de mayor tamaño que ha recibido ayudas publicas es Bankia.

En el informe, el FMI también hace una serie de recomendaciones que afectan al Banco de España, a la Comisión Nacional del Mercado de Valores y a la Dirección General de Seguros. A los dos primeros les urge a «fortalecer la independencia regulatoria», y al segundo a mejorar su «independencia financiera».