REFORMA LABORAL

Los sindicatos proponen subidas salariales menores que el IPC

Sería a cambio de limitar sueldos de directivos y de reinvertir beneficios

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El empeño de los agentes sociales en lograr un acuerdo en materia laboral antes del próximo Consejo de Ministros, es decir, antes del 13 de enero, ha dado una nueva vuelta de tuerca. Y es que las propuestas que los sindicatos han puesto sobre la mesa en aras de dicho pacto pasan incluso por «moderar» -como pedía la patronal- al máximo las subidas salariales, dejándolas por debajo del índice de precios de consumo (IPC) este año y el próximo.

Así lo confirmó ayer el secretario general de UGT, Cándido Méndez, en declaraciones a la Ser, al afirmar que dicha «moderación» -que no congelación- se limitaría de forma «excepcional» al 2012 y el 2013, e incluiría «mecanismos» para compensar los «sacrificios» en el 2014. Porque tras conocerse en diciembre la cifra de desempleados más alta de la historia, el líder sindical insistió en que «ante la disyuntiva de crecimiento salarial o mantenimiento del empleo, nosotros optamos decididamente por el segundo, en cualquier circunstancia».

La prioridad es salvar el empleo

Méndez apeló al «esfuerzo» que los trabajadores con empleo deberían estar dispuestos a hacer para que no haya más trabajadores que lo pierdan a lo largo de este año. El objetivo es salvar el empleo, pero la moderación salarial que los sindicatos ofrecen exige también compromisos por parte de la patronal.

Así, según confirmaron fuentes de la negociación, plantean a cambio a los empresarios que limiten los sueldos de los directivos y se reinviertan los beneficios, además de hacer un seguimiento del impuesto de sociedades y un control de las bonificaciones y deducciones, para que estén en función del mantenimiento del empleo o de la inversión tecnológica, y «que no sea una cosa graciosamente concedida, sin más».

Las mismas fuentes añaden que el control de los precios es también fundamental, ya que en la situación actual «el margen empresarial presiona sobre el deflactor del PIB mucho más que los salarios, y por eso tenemos la tasa de inflación tan alta para una situación económica como esta».