Los funcionarios del Reino Unido protagonizan la mayor huelga en 30 años

Los trabajadores se movilizaron en contra de la reforma que, además de elevar la edad mínima de jubilación a 66 años, prevé aumentar las contribuciones y reducir la cuantía de la pensión.


londres / corresponsal

El Reino Unido vivió ayer la mayor huelga de los últimos treinta años, con dos millones de funcionarios convocados por más de 30 organizaciones sindicales a un paro de 24 horas para protestar contra la reforma del sistema de pensiones que propone el Gobierno. Según fuentes gubernamentales tan solo un tercio de los empleados públicos británicos secundaron el llamamiento. La huelga se dejó notar especialmente en la sanidad y la educación y tuvo una incidencia menor de lo esperado en puertos y aeropuertos, lo que llevó al primer ministro, David Cameron, a calificar la convocatoria de «fiasco».

Aun así, más de la mitad de los 21.700 colegios públicos tuvieron que cerrar sus puertas Hasta el 75 % de todas las escuelas del país vieron afectadas sus clases. Además, 400.000 enfermeras y auxiliares de clínica, fisioterapeutas, paramédicos y personal de apoyo como empleados de la limpieza o administrativos, secundaron el paro en la sanidad, lo que obligó a cancelar unas 6.000 operaciones quirúrgicas. Los aeropuertos de Heathrow y Gatwick no sufrieron más que un aumento de las colas habituales para pasar los controles de inmigración.

Los funcionarios se movilizaban ayer en contra de la reforma que, además de elevar la edad mínima para cobrar las pensiones a 66 años, prevé aumentar las contribuciones individuales y reducir la cantidad final a percibir como pensión, que pasará a calcularse con una media del salario percibido en toda la vida laboral, en lugar de hacerse con la última remuneración.

En todo el país se realizaron más de 1.000 manifestaciones y protestas y la policía realizó medio centenar de detenciones.

Votación
1 votos