El desempleo juvenil alcanza en España su mayor tasa en 16 años

El 43,5% de los menores de 25 que desean trabajar no hallan ocupación


redacción / la voz 02/04/2011 06:00 h

El 43,5% de los jóvenes de entre 16 y 25 años que desean trabajar en España no encuentran un empleo. Se trata de la tasa más alta registrada en el país en los últimos dieciséis años. El dato, revelado ayer por la Oficina Estadística de la Unión Europea (Eurostat) y correspondiente al mes de febrero, no es nuevo, ya que Eurostat elabora sus estadísticas con la información que le suministran, una vez publicada, los Estados miembros. Pero cobra realce porque, como sucede con la mayoría de parámetros relacionados con el desempleo, España sale muy mal parada de la comparación con sus vecinos.

Su tasa de paro juvenil es la más alta de los Veintisiete y representa más del doble que la de Francia y el Reino Unido. Multiplica por 1,5 a la de Italia y por 5,5 a la de Alemania, y está 23 puntos por encima de la media del club comunitario, lo que da lugar a una curiosa desproporción: en España viven el 8% de los jóvenes europeos, pero también el 16% de los que no tienen trabajo en todo el continente.

En términos anuales, desde 1990 (el último año del que Eurostat dispone de datos), ningún ejercicio se cerró con una tasa tan elevada. Y por trimestres, la última vez que se situó en niveles semejantes fue en el primer cuarto de 1995, cuando, según la encuesta de población activa (EPA), llegó al 43,7%. A partir de esa fecha fue descendiendo con ligeros altibajos hasta alcanzar su mínimo histórico, el 16,9%, al final del tercer trimestre del 2006.

Desde entonces, el paro juvenil no ha parado de crecer en España, al contrario que en la media de la UE, donde la recuperación económica ya ha empezado a notarse. Ese indicador es 0,1 décimas más bajo que en enero del 2011, dos décimas menor que en diciembre del 2010 y medio punto por debajo que el índice de hace un año.

En el extremo opuesto a España, la situación es especialmente positiva para los jóvenes en Alemania y Países Bajos, donde la tasa de paro juvenil ya está por debajo del 8%. También pueden presumir Austria (10,1%), Malta (11,7%) y Dinamarca (13,4%).

Votación
18 votos