La Unión Europea y el FMI preparan el rescate de los bancos irlandeses

La CE anuncia el envío de una misión técnica conjunta con Banco Central Europeo a Dublín, para intensificar los trabajos preparatorios de un eventual rescate del país.


La Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) preparan el rescate del sector bancario irlandés, pese a la resistencia del Gobierno Dublín, que insiste en que no necesita la ayuda de sus socios internacionales.

La Comisión Europea anunció este miércoles el envío de una misión técnica conjunta con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo (BCE) a la capital irlandesa para intensificar los trabajos preparatorios de un eventual rescate del país, centrado en su sector bancario.

Sin embargo, el primer ministro irlandés, Brian Cowen, insistió desde Dublín en que su Gobierno no ha solicitado, de momento, ninguna ayuda, pese a los repetitivos ofrecimientos de los socios europeos en este sentido, preocupados por el posible contagio a otras economías de la zona, especialmente Portugal.

Irlanda desea evitar las fuerte condiciones a la que está sujeto el mecanismo aprobado tras la crisis en Grecia para socorrer a los países del euro con problemas de financiación, por considerar que acarrearía una merma de su soberanía sobre la acción de Gobierno.

Entre otras cosas, Dublín teme que sus socios europeos le exijan que genere más ingresos mediante una subida del impuesto de sociedades, que la isla mantiene en el 12,5 por ciento para atraer las inversiones de multinacionales.

La Unión Europea considera esencial restaurar la confianza sobre el sector bancario irlandés para evitar un agravamiento de la crisis de la deuda soberana en la región.

El documento aprobado hoy por los ministros de Finanzas del euro especifica que las medidas adoptadas por Irlanda para garantizar la estabilidad de su sector bancario (mediante garantías, recapitalizaciones y separación de los activos) no han servido para normalizar «las condiciones de mercado», por lo que han aumentado las preocupaciones que indican la necesidad de «más reformas y medidas de estabilización».

En este sentido, el comunicado celebra que Irlanda se haya comprometido a mantener conversaciones con la Comisión, el FMI y el BCE encaminadas a preparar un eventual rescate, en caso de que el Gobierno irlandés se decida finalmente a solicitarlo.

«Los trabajos técnicos permitirán tener todos los elementos e instrumentos en caso de que Irlanda haga una demanda de ayuda al Eurogrupo y el FMI», explicó a este respecto el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker.

Klaus Regling, consejero delegado de la Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (el instrumento aprobado tras la crisis de Grecia para socorrer a los países de la zona euro con problemas de financiación) garantizó a su vez que el fondo estará listo para «proveer de importantes cantidades de ayuda» en cuestión de días, en caso de que Irlanda se decida a solicitar la ayuda.

Regling no precisó las cifras a las que ascendería el rescate de Irlanda o de su sector bancario, pues dependerá de las circunstancias concretas.

Rehn coincidió en que «es prematuro» hacer especulaciones sobre ese aspecto, antes de que el FMI, la CE y el BCE hagan su evaluación.

El Gobierno irlandés ha cifrado el rescate de su sistema financiero en unos 50.000 millones de euros, lo que elevará la cifra de déficit público del país hasta el 32% del PIB en 2010.

Fuentes cercanas a la negociación citadas por el diario The Wall Street Journal elevaban el precio del rescate total de Irlanda hasta los 100.000 millones de euros, la mitad de los cuales se destinarían a estabilizar la situación de las arcas públicas.

Sin embargo, todo esto está aún en el aire pues, como explicó hoy el presidente del Eurogrupo y primer ministro luxemburgués, Jean Claude Juncker, la decisión de solicitar la ayuda de la comunidad internacional sólo corresponde a Irlanda.

Votación
4 votos
Etiquetas
BCE Comisión Europea Crisis económica Crisis en Grecia Deuda pública Eurozona PIB Unión Europea Wall Street Grecia Irlanda Jean-Claude Juncker Portugal Déficit Eurogrupo Crisis de la deuda FMI Crisis financiera