La leche se vende al consumidor un 215% más cara de lo que se le paga al ganadero en origen

El margen comercial en la patata se dispara al 1.400%, máximo histórico


Los precios de la leche en origen siguen sin levantar cabeza. Un informe elaborado por la Unión de Consumidores de España (UCE) -junto a COAG y Ceaccu- muestra que el valor medio percibido por el ganadero el pasado mes de agosto se situó en los 0,27 euros el litro en el conjunto de España, mientras que en el punto de venta al consumidor el coste medio fue de 0,85. Esto muestra una diferencia porcentual entre el origen y el final de la cadena de valor que se eleva al 215%, lo que evidencia la difícil situación que atraviesan miles de ganaderías. El informe difundido ayer por UCE denuncia que «los precios de ruina en el campo» elevan los márgenes comerciales en algunos productos agrarios a niveles históricos. En la patata, por ejemplo, se sitúa en el 1.400%; en la cebolla, en el 1.067%; y en el repollo, en el 908%. La caída de la cotización de los tubérculos (por el exceso de oferta) afecta a las comarcas de Bergantiños y A Limia.

Acuerdo sin resultados

Con todo, el problema de mayor alcance para la economía gallega es el de los bajos precios de la leche, que siguen sin recuperarse pese al acuerdo alcanzado en Madrid por productores, industria y distribución a finales del pasado mes de julio. El informe difundido por la UCE revela que, en el conjunto de España, la leche en origen está cinco céntimos por debajo de lo que cuesta producir el litro (0,32).

La Coordinadora de Agricultores y Ganaderos de España (COAG), que no respaldó el pacto promovido por el Gobierno central, aprovechó ayer estos datos para respaldar su negativa y para cuestionar la eficacia del acuerdo. En el campo gallego, los ganaderos ven cada vez con más escepticismo que se cumpla lo firmado.

El informe de la UCE sitúa el precio medio de la leche en España en 0,27 euros, pero en Galicia está más bajo, a 0,25. Javier Iglesias, de Unións Agrarias, una de las organizaciones firmantes del documento lanzó ayer un mensaje de cierta tranquilidad. «Es obvio que el acuerdo se firmó en julio y que agosto, generalmente, es un mes en el que se para casi todo; por tanto, vamos a ver qué pasa a lo largo de septiembre, cuando se van a producir las primeras reuniones», explica. Y agrega: «En cualquier caso, los ganaderos deben tener claro que este es un muy buen acuerdo y que si se incumple la responsabilidad será de las partes que lo firmaron y no lo siguieron, nunca de los que queremos cumplirlo».

Sin avances

A día de hoy no se han producido avances sobre el pacto. La distribución sigue sin subir los precios de la leche y mantiene las marcas blancas como reclamo, y las industrias no han firmado nuevos contratos homologados. Fuentes consultadas en el sector productor revelan que Pascual, Puleva, Danone y Central Lechera Asturiana irán haciéndolo a lo largo de este mes, pero que hay otras empresas que tienen importantes volúmenes de recogida que podrían plantear problemas. Leite Río, que mueve 1,1 millones de litros diarios, mantiene que el acuerdo firmado en Madrid se va a cumplir, pero no en los términos difundidos por las organizaciones sindicales.

«En el pacto se habla de un precio medio europeo con referencia al francés, pero no de una prima de transporte de tres céntimos, como se dijo», insiste Jesús Lence, administrador único de la compañía. A su juicio, lo suscrito en julio, ya se cumplió durante la primera mitad del año. «En el primer semestre, el precio medio pagado por Leite Río se situó en 0,2808 euros el litro, mientras que el percibido por el ganadero francés fue de 0,2790. En lo que queda de ejercicio volveremos a estar por encima, es decir, se cumplirá lo firmado en Madrid», argumenta Lence.

Argumento en contra

En contra de esta tesis, los representantes de las organizaciones agrarias firmantes del pacto sostienen que en el acuerdo dice claramente que el importe percibido será similar al francés más una prima de transporte. Las partes no concretaron la cifra de ese concepto porque la normativa sectorial impide concertar precios.

Votación
9 votos