Los ganaderos de la zona inician el almacenaje de la primera hierba anual

«Detectamos máis rendemento co agardado», valora Camiñas, presidente de O Rodo


Lalín / la voz

El tiempo sigue marcando el ritmo agrario. Llegaron días de sol cuando muchos prados tenían la primera hierba recolectable a punto. Más adelantada en los municipios con menos altitud, pero todos fueron sacando segadoras y tirando la hierba para secarla en tres días con volteado intermedio.

Ayer tocaba cerrar la faena. No había tiempo para más. Hoy se prevé lluvia y en días también nieve. La hierba segada debe estar enrollada en plástico o almacenada en los clásicos silos. Y ayer se produjo el acelere de picadoras y retroempacadoras.

También en la cooperativa láctea más grande de Deza-Tabeirós y de toda la provincia: O Rodo de Rodeiro. Ayer estrenaron campaña de picadora y recogieron la primera andanada de cortas, la de la hierba mas avanzada. Ahora en O Rodo y en todas las ganaderías aguardarán a que pasen las lluvias, esperaran a que bajo gobierno del ritmo que marque el tiemp+o poder volver con el sol a acabar la primera corta de año.

«A calidade é boa», asegura José Luis Camiñas, presidente de O Rodo, que valora que «a herba está rendendo ben, esperábase que fose peor», lo que animas más en las labores de ensilado.

Parte de la cosecha fue ayer almacenada en rollos plastificados. «Pero a maioría segue sendo almacenada no silo», un proceso que requiere especial tratamiento para que se conserve en condiciones alimenticias idóneas. Es la hierba que comerán las vacas en verano, el forraje de verano. «Os gandeiros son profesionais e saben facer este traballo ben feito», defiende el presidente de la sociedad la hablar del trabajo de los asociados.

Cuando pase esta corta habrá otra allá por mayo y para muchos una tercera. Otros ocuparán parte del terreno de pradera para sembrar maíz, pero «a herba segue sendo o principal sustento das nosas ganderías, poñen máis millo as de maior dimensión, pero a herba segue sendo principal e moitas explotacións máis pequeñas incluso no botan millo ningún», analiza Camiñas.

El movimiento que arrancó estos días supondrá a final de temporada una producción, que es oscilante cada año y que podría situarse en torno a las 400.000 tonelada de hierba en al zona donde el rendimiento por hectárea se aproxima a los 17 toneladas, aunque esta claramente por debajo del de otras provincias gallegas en el último quinquenio.

En superficie, también oscila cada año la destinada a cultivos herbáceos y forrajeros. El ultimo dato de Deza y Tabeirós, en 2015 fue de una superficie de prácticamente 24.000 hectáreas, de las que casi 20.500 son en Deza el resto en Tabeirós-Montes.

Ahora vuelven las lluvias. Luego retornará a los prados el espectáculo de la segadoras, de las rotoempacadoras y de las picadoras, cuando el tiempo decida, que es quien sigue gobernando en la agricultura.

Votación
0 votos
Comentarios