Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Investigan la presunta muerte a golpes de un caballo a manos de su dueño

En la finca, el Seprona encontró otros tres caballos con las patas izquierdas atadas entre sí con una cuerda para evitar su movilidad

Redacción 05 de enero de 2016. Actualizado a las 00:39 h. 15

Ampliar imagen

0
0
0
0

Fue una llamada vecinal la que dio la voz de alarma. La Guardia Civil de Lalín la recibió en el puesto principal de la localidad el pasado día 30. Alguien advertía de un posible maltrato animal e informaba de que una persona, al parecer el dueño, estaba pegándole a un caballo con un objeto contundente para, apuntan desde el instituto armado, «posteriormente arrastrarlo con un vehículo por la finca en la cual se encontraba».

Los hechos ocurrieron en Lalín. Una vez recibida la llamada, la Guardia Civil movilizó a una patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) para que se desplazara hasta el lugar y comprobara lo que pasaba. Cuando los agentes llegaron a la zona indicada ya nada pudieron hacer por el animal. Se encontraron en la finca un caballo muerto. Estaba tapado con un plástico y tenía, dicen, una herida punzante y sangre en la cabeza.

Tras comprobar la situación del animal, los agentes localizaron al propietario, presunto autor de su muerte según las pesquisas iniciales. El dueño del caballo es J. D. G. V., de 69 años y vecino de Lalín. El Seprona lo investiga como supuesto autor de un delito de maltrato de animales domésticos con resultado de muerte.

Hasta la zona se desplazó también, poco después de que lo hiciera la patrulla del Seprona, un veterinario de Sanidad Animal de la Xunta de Galicia que levantó acta y certificó que la muerte del equino fue debida a un fuerte golpe en la cabeza. La Guardia Civil explicó que al vecino investigado no es la primera vez que se le achaca alguna denuncia relacionada con animales. Afirman que había sido denunciado con anterioridad por distintas infracciones administrativas en materia de sanidad animal.

Tres equinos atados

En la finca, el Seprona no solo se encontró al caballo muerto. En el prado, propiedad de este lalinense, había otros tres equinos más que tenían las patas izquierdas atadas entre sí con una cuerda con el fin de impedir su movilidad. Los agentes formularán una denuncia administrativa que enviarán a Sanidad Animal de la Xunta por esta actuación. Las diligencias del caso las instruye el Juzgado de Instrucción número 2 de Lalín, donde tendrá que presentarse el sexagenario cuando sea requerido.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 3