Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Cerrada una guardería de Lalín por una fuga de gas

La fuga la provocó una válvula de la caldera situada en el exterior del edificio que se estropeó

Lalín / La Voz, 05 de enero de 2016. Actualizado a las 00:40 h. 2

0
0
0
0

Las trabajadoras de la guardería del polígono Lalín 2000, ubicada en la capital dezana, se encontraron ayer con un fuerte olor a gas al abrir la verja. Eran las ocho menos cuarto de la mañana y los niños aún no habían llegado. Llamaron al 112 y la central de emergencias movilizó a los bomberos y a Protección Civil de Lalín.

A primera hora fueron pocos los menores que llegaron a la escuela infantil. El personal fue informando a los padres de la situación y del cierre, por razones de seguridad, de la guardería. Los bomberos realizaron mediciones en el interior que resultaron negativas. Explican que «olía a gas, pero pudo colarse algo por alguna tubería de la calefacción». El centro, perteneciente a la red Galiña Azul, fue ventilado y se localizó el escape en una de las válvulas de la caldera ubicada en el exterior del edificio.

Los niños no llegaron a entrar y no lo hicieron a lo largo de toda la jornada. Al centro acudieron también de forma inmediata los técnicos de la empresa suministradora y un fontanero.

Estos días de vacaciones, el número de pequeños que van a la guardería es menor del habitual. Desde Política Social de la Xunta se cifra en 32 los niños que tenían previsto ayer acudir al centro, que cuenta con cuatro unidades y 48 matriculados.

El mantenimiento de la escuela infantil lalinense corresponde al Concello. La Xunta y los responsables municipales afirman que la caldera había pasado perfectamente la revisión que se realizó a principios del curso escolar. Ayer se aguardaba la llegada de la pieza que se estropeó para poder sustituirla.

Los técnicos creen que existe la posibilidad de que la sustitución de la válvula no sea suficiente para que la caldera funcione perfectamente y consideran que podrían ser necesarias otras actuaciones, lo que supondría un día más sin ella en funcionamiento. Aunque fuese así, hoy está previsto que la guardería abra. Desde el Concello de Lalín aseguran que la apertura está garantizada alegando que la fuga de gas está totalmente sellada y en el caso de que hoy aún no pudiera encenderse la calefacción, las instalaciones se calentarían con radiadores y calefactores eléctricos.

El menú de los pequeños tampoco sería un problema. En previsión de no poder usar la cocina de gas, está previsto el suministro de la comida ya cocinada desde el exterior, a fin de facilitar que los padres puedan disponer del servicio.

El cierre se llevó a cabo por precaución al detectar el personal de la escuela el olor a gas a la vuelta del largo fin de semana festivo. A ella no llegó a entrar ningún niño. A medida que fueron llegando se fue informando a las familias durante la jornada.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0