Secuestro aéreo en la Feira dos Carballiños

El primer vuelo simulado de Air Ardemil aterrizó ayer en Vilatuxe (Lalín) procedente de Miami

$tituloImg.$pieImg

Lalín / la Voz 15/05/2017 05:00 h

La parroquia lalinense de Vilatuxe celebró la séptima edición de la Feira dos Carballiños con un acontecimiento sacado de la imaginación de los vecinos que pudieron disfrutar de la escenificación del aterrizaje simulado del primer vuelo de Air Ardemil procedente de Miami. Entre el pasaje se encontraban unas vecinas que regresaban de la ciudad estadounidense y que antes de poner pie en tierra se enfrentaron a un secuestro aéreo en toda regla. Un nutrido grupo de vecinos dio vida a esta escenificación en la que participaron bomberos, comandante, secuestradores y una numerosa dotación de la Guardia Civil que redujo a los delincuentes, sin olvidar, a un fotógrafo de época que trataba de inmortalizar el acontecimiento y que sufrió algún traspiés.

La puesta en escena fue parte de la recreación de esta feria etnográfica que contó, a lo largo de toda la jornada, con numerosas actuaciones musicales, teatro en la Barraca de Barriga Verde, la recreación de una trata de ganado y el tradicional paseo de las mozas, entre otros.

La asociación de vecinos de Vilatuxe, organizadora de la feria, distinguió con un diploma la labor de ocho personas. Los galardonados fueron el cura de Vilatuxe, Eliseo García Sanmartín por su contribución al desarrollo de la parroquia y especialmente ala rehabilitación de la iglesia parroquial; Xosé Manuel Ruibal, jefe de zona de Abanca y María del Carmen Fernández Pena, directora territorial de la entidad bancaria (está último no pudo asistir y recogió el diploma en su nombre, César Carballo, director de una de las sucursales de Lalín) por su apoyo al rural. Maximino Míguez Salgado, por su colaboración con la feria, al igual que Florencio Martínez Vázquez, (Florencio de Arborio), Xosé Iglesias Fernández compositor de la canción de la feria y Xosé Fernández Bernárdez, el sastre de Vilatuxe, galardonado por su tesón y su labor a pro de la banda y la escuela. A título póstumo fue distinguido Alfonso Dobarro Ferradás, uno de los impulsores de la parcelaria. Un diploma que recogió su viuda, Olga Cid Caramés. Los premios fueron entregados por miembros de la directiva de la asociación, el edil Miguel Medela, el xefe provincial de Medio Rural Antonio Crespo, el diputado Francisco Javier Dios Pomares en representación de la Diputación; el alcalde de Lalín, Rafael Cuíña y el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez.

Aunque nublada, gran parte de la jornada aguantó sin lluvia y vecinos y visitantes disfrutaron de los puestos, del pulpo, el churrasco y atracciones como la quema de los monifaces con tracas y pólvora o de las historias del ciego y su lazarillo.

Votación
1 votos
Comentarios