Carmen Reboredo declaró ante la jueza en Lalín que mató a su hija

Finalizadas las indagatorias, la Audiencia tendrá que fijar fecha de juicio

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
Carmen Reboredo y José Mouriño prestaron declaración ayer en el Juzgado número 2 de Lalín. m. MÍGUEZ

Carmen Reboredo ratificó ayer ante la titular del Juzgado número 2 de Lalín la confesión espontánea hecha el 29 de octubre de 2010 a las fuerzas de seguridad una vez que la rescataron junto a su marido, José Mouriño, de la fosa de purín en la que permanecieron varias horas. Ayer, en la que fue su primera declaración judicial, Carmen Reboredo volvió a autoinculparse de la muerte de su hija, Sonia Mouriño, de 22 años. Dijo que fue ella la que la golpeó con una maza en la cabeza y la que prendió fuego a la casa.

Locura transitoria

La mujer asegura que no sabe lo que le pasó y su abogado alega que sufrió un ataque de locura transitoria. Considera que Carmen, que ayer explicó cómo era su vida dedicada durante muchos años al cuidado de tres personas enfermas que no se valían por sí mismas, sufría el síndrome del cuidador quemado.

La mujer declaró por espacio de hora y media, el mismo tiempo que jueza y fiscal emplearon en interrogar a su marido, José Mouriño. Lo hicieron por separado, primero ella y luego él. Ambos en presencia de sus abogados, Rodrigo Carnero, en representación de Carmen, y Patricia Piñeiro, en la de Mouriño. José Mouriño ratificó la que fuera su primera declaración ante el juzgado y aclaró las posibles dudas que le planteaban fruto de presuntas contradicciones. Dijo que vio el humo, llamó a los habitantes de la casa pidiéndoles que salieran y siguió a su mujer a la fosa para intentar que se suicidase. Con la toma de declaraciones se da por cerrada la fase de instrucción. El caso pasará ahora a la Audiencia Provincial a quien le compete fijar la fecha del juicio y realizar el escrito de acusación.

A la vista de la autoinculpación de Carmen Reboredo no parece probable que la fiscalía varíe las imputaciones que pesan sobre ella. No es así en el caso de José Mouriño. La fiscalía de la Audiencia Provincial tendrá que decidir a quién imputa y en qué grados. En el caso de Mouriño, a la vista de las diligencias y la confesión de su mujer, podría exculparlo del parricidio. En todo caso tendrá que determinar si lo imputa como autor de los hechos, como cooperador, como inductor o lo exime de cargos.

De momento ambos están imputados por un presunto delito de asesinato con el agravante de parentesco por la muerte de su hija; un presunto delito de homicidio por la muerte del ex trabajador, Amador Vázquez, dos presuntos delitos de homicidio en grado de tentativa con el agravante de parentesco, por la madre y el hermano de Carmen Reboredo, que fueron rescatados de la casa en llamas por Protección Civil de Lalín, y por un presunto delito de incendio con peligro para las personas por el incendio de su casa de Barcia.

Más información Selección realizada automáticamente

 

Saber más...