Muere un portugués al ser atropellado por otro en Verín

Una indisposición al volante pudo ser la causa del accidente que le costó la vida a un vecino de Vilaboa

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Las carreteras gallegas volvieron a protagonizar la crónica negra del fin de semana, con sendos accidentes en la noche del sábado que se cobraron la vida de dos personas: Arnaldo Ferreira Dacosta, de 57 años, y Agustín Mejuto Temes, de 61.

El primero de ellos es un súbdito portugués, vecino de la localidad de Argeriz (Valpaços), que perdió la vida tras sufrir un atropello en la N-532 a su paso por el término ourensano de Verín.

El suceso ocurrió pasadas las tres de la madrugada, a la altura del cruce de la carretera nacional con la que lleva al pueblo de Mandín. Se trata de una zona de ocio nocturno con varios clubes en la que se han producido ya varios atropellos, aunque este es el primero en el que hay una víctima mortal. Arnaldo salía de una bocatería con unos amigos y cuando se disponía a cruzar fue arrollado por un vehículo que conducía un compatriota suyo, un vecino de Chaves que regresaba a esa localidad lusa fronteriza con la ourensana.

Según testigos presenciales, el conductor del coche aseguraba que cuando vio al peatón le pareció que estaba parado y no iba a cruzar, pero de pronto se lo encontró en la calzada y no pudo maniobrar para esquivarlo.

A pesar de que el 061 envió una ambulancia asistencial con personal sanitario del PAC de Verín al punto del accidente, nada se pudo hacer por salvar la vida del atropellado, que falleció instantes después.

Pérdida de control

En cuanto al accidente que costó la vida al pontevedrés Agustín Mejuto Temes, de Vilaboa, fuentes consultadas creen que pudo deberse a una indisposición mientras iba al volante. Agustín, vecino del barrio de Nores, en el citado municipio, pereció en una salida de vía con su cuadriciclo de marca Microcar Lyra a las 22.30 horas, en la carretera local que une San Adrián con Sobreira, en el lugar de Asmiáns. En el lugar se personó, además de la Guardia Civil, una ambulancia medicalizada del 061. Este servicio indicó que el conductor falleció en el mismo lugar del suceso