Desmontando las falacias de Lendoiro

El presidente lleva años ocultando la dramática situación del club con cortinas de humo

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Lendoiro ha metido definitivamente al Deportivo en la Ley Concursal. Tras años y años negando la evidencia, y una vez acorralado, ha suspendido pagos. Desde hace varias temporadas, Lendoiro tiene al Deportivo al borde del abismo. Se ha hecho rico a medida que la entidad se ha ido arruinando. Ha utilizado el club para sus fines personales y, en definitiva, ha ocultado a los accionistas y aficionados la dramática situación que vive la sociedad.

¿Cómo se ha llegado a este momento?

Por el cambio de actitud de Hacienda con el fútbol español. Lendoiro ha manejado durante años la estrategia del impago como «modus operandi». Desde el momento en que el Estado dio la orden de cobrar la deuda del fútbol, su mundo se vino abajo.

La situación económica del Deportivo es dramática desde hace tiempo. Pero Lendoiro se manejó en ella con una estrategia simple: no pagar. Así fue tirando con la seguridad que le daba que la Agencia Tributaria no se metía con el planeta del balón, y sabiendo que los bancos, llegado el caso, renegociarían una y otra vez sus deudas. Pero España vive una crisis sin precedentes y eso se acabó. El castillo de naipes de Lendoiro se vino abajo.

¿Cuándo tenía que haberse solicitado el concurso de acreedores?

Hace años. El club, según los expertos, está en causa de disolución desde hace años. Y su insolvencia ha quedado acreditada con los numerosos impagos.

Entrar en Ley Concursal es una obligación, no una opción. Y se debe de hacer cuando la entidad se encuentra en estado de insolvencia. Desde hace años, los expertos vienen avisando de que las cuentas del Deportivo demuestran que está en causa de disolución y que durante la temporada en Segunda fue incapaz de pagar a los jugadores, a Hacienda y a numerosos acreedores. En virtud de su independencia, La Voz ha venido dando cuenta rigurosa de esta anomalía, para defender la supervivencia del club. La respuesta de Lendoiro fue declarar a este periódico antideportivista.

¿Por qué ocultó Lendoiro la deuda real con la Agencia Tributaria?

Para edulcorar la dramática situación. Resulta inadmisible que Lendoiro haya ocultado el montante total de la deuda con Hacienda. No deja de ser un capítulo más en su política oscurantista.

En sus cuentas a 30 de junio del 2012, Lendoiro reconoce una deuda con el fisco de 37 millones de euros. Sin embargo, la deuda real que le reclama Hacienda en la actualidad es de 70 millones más los intereses. Lendoiro discrepa con Hacienda sobre la cantidad, pero ocultó a los accionistas tal situación, de vital importancia para hacerse una idea de la gravedad del problema en el que se encuentra inmerso el Deportivo.

¿Es achacable el concurso al descenso a Segunda División?

No. El club ya no pudo pagar a la plantilla antes de consumarse el descenso.

El Deportivo acabó el año del descenso con una deuda de cien millones de euros y con buena parte de los salarios de la plantilla sin pagar. Es decir, estando en Primera, no había podido hacer frente a numerosas obligaciones. Lendoiro dice que por culpa del descenso comenzaron los incumplimientos con Hacienda fruto de la bajada de ingresos. Pero tal cosa es una verdad relativa. El Deportivo pasó de ingresar 18 millones por televisión a solo tres, pero cobró una cantidad superior a diez (según llegó a decir el propio presidente) por el llamado seguro de descenso, lo que equilibró la pérdida de dinero. La realidad es que Lendoiro no adaptó la plantilla a la división de plata, sino que mantuvo un equipo con un presupuesto superior a varios clubes de Primera División. Así, la plantilla deportiva tuvo un coste de 14 millones de euros. Cuando Lendoiro decidió no vender ni a Andrés Guardado, ni a Diego Colotto, ni a Dani Aranzubia ni siquiera a Riki, ya sabía que no podría cumplir con los abonos a los miembros de la plantilla, a la Agencia Tributaria, a los bancos u a otros pequeños acreedores.

¿Fue la causa de la quiebra el no disputar la Champions?

No. El club estuvo muy endeudado antes, durante y después de participar en la Liga de Campeones.

Lendoiro ha dicho en numerosas ocasiones que parte del problema del Deportivo viene de cuando el equipo dejó de estar en la Liga de Campeones. El Deportivo se clasificó para la Champions en el año 2000. Entonces, tenía una deuda de 118 millones de euros. Durante el período en el que el equipo compitió en el máximo torneo continental el débito llegó a ser de casi 180 millones (treinta mil millones de pesetas). Cuando el Dépor dejó de jugar la Liga de Campeones, adeudaba 155 millones. Y tres años después, la deuda era de 160. Antes de la Champions, el club estaba muy endeudado. Durante la Champions, alcanzó su mayor cota de deuda. Y después continuó teniendo un débito monstruoso. El endeudamiento del Deportivo no vino por dejar de jugar la Champions. Lendoiro ya lo había convertido en algo más estructural que coyuntural.

¿Ha sido el Deportivo peor tratado que otros clubes en España?

No. Lendoiro recurre continuamente a la demagogia, al victimismo y a las teorías de la conspiración. Todos los clubes españoles endeudados con Hacienda han sufrido los rigores del fisco.

Hasta el Atlético, en otra época consentido por la Agencia Tributaria, tuvo que pagar grandes cantidades de dinero (sesenta millones en pocos meses) para que se permitiera aplazar pagos. Al Deportivo se le habría concedido lo mismo si llega a pagar alguna cantidad y hubiera ofrecido garantías suficientes de pago. Lendoiro no dice la verdad cuando habla de trato de favor a otros clubes.

¿Por qué los presupuestos fueron inflados sistemáticamente?

Inexplicable éticamente. Gracias al desfase entre lo que presupuestaba y lo que realmente ingresaba, Lendoiro incrementó su sueldo, pero perjudicó al club.

El presidente es el que confecciona los presupuestos que posteriormente se aprueban en las juntas. Dichos presupuestos, de una forma sistemática, han sufrido importantes desviaciones con respecto a los que realmente se ejecutan. La gran consecuencia de esta falta de rigor en las previsiones de ingresos y gastos es que Lendoiro, que percibe un uno por ciento del presupuesto, ha engordado sus retribuciones.

¿Puede la persona que ha arruinado al club seguir al frente?

No debería. No tendría ningún sentido que quien ha arruinado a la sociedad y la ha llevado a suspender pagos sea la misma que continúe al frente del club tras el proceso concursal.

Lendoiro dice que nadie mejor que él para seguir gobernando el club. Pero la realidad es que ha agotado su crédito con los acreedores. Si sigue, tras sanear el club, sería como aplaudir una gestión disparatada y ponerla como ejemplo de futuro. No hay que olvidar que la crisis del Deportivo no es fruto de la crisis económica de España. El problema no es una caída de ingresos, sino simplemente de una gestión manirrota.

¿Por qué el Deportivo está arruinado si Lendoiro siempre presentó beneficios?

Porque Lendoiro enmascaró la verdad. De forma sistemática, las cuentas del Deportivo han dado beneficios. Y así, de beneficio en beneficio, hasta la suspensión de pagos.

Incluso en las últimas cuentas aprobadas, las del ejercicio 2011-2012, el Deportivo dio 5.600 euros de ganancias. Un ejercicio de ciencia ficción sobre el que tendrá que trabajar el administrador concursal. Año a año presentó balances con numerosas irregularidades contables, tal y como fueron recogiéndose en los diferentes informes de auditoría.

¿Por qué van tres años sin que la auditora opine sobre las cuentas del club?

Por falta de información. Según recogen los informes de auditoría, por falta de información que permita saber los saldos con Hacienda.

La realidad es que el Deportivo lleva tres años seguidos sin ser auditado de verdad. Algo absolutamente irregular.

¿Cómo ha cuadrado las cuentas Lendoiro?

Con activos irregulares. Los balances del Deportivo han sido cuadrados mediante activos que los expertos consideran irregulares.

En las cuentas del Deportivo, el activo se iguala al pasivo gracias a 63 millones de euros en activos dudosos, como el uso de Riazor, la revalorización del Playa Club, de la plantilla y hasta la plaza en Primera División.

¿Cuál ha sido el papel de los consejeros en la quiebra del Deportivo?

Son corresponsables. Por mucho que su capacidad de decisión e influencia en la gestión haya sido nula, los miembros del consejo de administración del Deportivo son corresponsables de lo sucedido.

Tanto Felipe Marcos, como Suso Rebollo y Pachi Dopico, las tres personas que junto a Lendoiro forman el consejo de administración de la entidad, son corresponsables de lo que está sucediendo en el club. Y ello a pesar de que su papel es prácticamente irrelevante.

¿Tenía Lendoiro la delegación de acciones que decía tener?

Nunca lo acreditó. Lendoiro gobierna el club gracias a la delegación de acciones. Sin embargo, a pesar de las dudas de varios accionistas, nunca mostró interés alguno por enseñarlas.

Lendoiro podría haber acabado con las suspicacias alrededor de la delegación de acciones enseñando a quien quisiera las mismas. Pero no lo hizo. Junta tras junta, apabulla con las miles de acciones delegadas que él dice tener. No hay que olvidar que gobierna el club con apenas doce mil acciones propias, una cifra irrisoria para alguien que ha ganado millones de euros al frente del club.

¿Por qué Lendoiro gastó dinero en un periódico y en una revista dirigidas por un hijo suyo?

Para amedrentar, insultar y pagar favores. Augusto César Marcos, hijo de Lendoiro, ejerce responsabilidades en las publicaciones del club. Desde ellas, se insulta al discrepante, pero no se gana dinero para el Deportivo.

En las últimas cuentas del club se aprecia que las empresas pertenecientes al Deportivo le deben más de dos millones y medio de euros. Una parte del débito corresponde a un periódico al que está vinculado el hijo de Lendoiro. Dicho libelo, de difusión irrelevante, solo tiene costes para la entidad y no se le conoce beneficio alguno.

¿Cuál es el flujo de dinero entre el club y sus empresas?

Lendoiro no informa sobre ello. Lendoiro montó un grupo de empresas en cuya gestión han participado, en mayor o menor medida, varios de sus hijos. Se desconoce cuál ha sido la circulación de dinero entre ellas y el club.

Deporhostelería, Iris, Clínica Deportivista, Ediciones Deportivas Gallegas, Deportienda y Actividades RC Deportivo Medios de Comunicación son las empresas pertenecientes al club y que le están costando dinero.

¿Por qué veta Lendoiro a La Voz?

Porque ha contado todo lo que él ha intentado ocultar. Lendoiro comenzó el veto a La Voz de Galicia en el 2003, cuando este periódico ya informaba de que la deuda estaba creciendo demasiado.

Desde entonces, Lendoiro intenta por todos los medios que no estén presentes los periodistas de La Voz en aquellas ruedas de prensa en las que participa, al tiempo que ha insultado y amenazado a los informadores de este periódico.

¿Por qué durante años no se presentaron las cuentas en el Registro?

No se han dado explicaciones. A pesar de que la ley obliga a hacerlo, hasta hace poco Lendoiro llevaba un lustro sin meter las cuentas en el Registro Mercantil.

Solo en la recta final del 2012 se inició una actividad frenética para regularizar la situación en el Registro Mercantil. Así, a día de hoy, ya están depositadas incluso las cuentas aprobadas el 21 de diciembre. Cabe resaltar que el hecho de que las cuentas no estuvieran en el Registro podría ser considerado como una prueba de cara a la calificación del concurso como culpable.

¿Ha cobrado Lendoiro su sueldo con regularidad?

No le gusta hablar de su sueldo. El asunto le incomoda a Lendoiro, quien a pesar de la crisis y de los millones que lleva ganados en el Deportivo, nunca hizo un gesto de renunciar a cantidad alguna.

Son numerosos los aficionados del Deportivo que han llegado a preguntarse si debido a la crisis que atraviesa el club, su presidente daría un paso renunciando a su uno por ciento. Sobre este asunto no suele hablar Lendoiro, si bien ayer dijo que los miembros del consejo no estaban al corriente.

¿Por qué no aparece el sueldo de Lendoiro en los estatutos del club?

No ha dado explicaciones. Lendoiro nunca ha sacado a colación este asunto.

En la junta de accionistas de 1999 se aprobó el sueldo del uno por ciento del presupuesto para el presidente del Deportivo. Han pasado más de trece años y aquella modificación de los estatutos todavía no aparece en el Registro Mercantil.

¿Por qué Lendoiro se ha entregado a una vorágine de renovaciones?

Para evitar tener que dar explicaciones al administrador concursal. A pesar de que estaba a punto de entrar en concurso, Lendoiro ha renovado a un número inaudito de jugadores.

Primero fue Bergantiños. Luego fueron Laure, Manuel Pablo y ayer anunció de golpe a Ze Castro, Insua, Teles y Bruno Gama. Además, está al caer la renovación de Riki. Lendoiro está cerrando operaciones a toda velocidad antes de que el club sea intervenido, algo que sucederá de forma inminente tras haberse solicitado el concurso.

Lendoiro, durante una reciente rueda de prensa celebrada en A Coruña. cabalar efe