Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Fernando Alonso revive los fantasmas del pasado con los problemas de fiabilidad de su McLaren

El piloto español apenas ha podido rodar tres vueltas en Montmeló tras los problemas hidráulicos de su bólido

Efe 25 de febrero de 2016. Actualizado a las 20:09 h. 3

0
0
0
0

Felices se las prometían los que pensaban que se había acabado la pesadilla de McLaren. Después de que el miércoles Jenson Button diera un serio aviso, este jueves, cuarta y última jornada de la primera semana de entrenamientos de pretemporada, Fernando Alonso se quedó en blanco por una avería. La aparente fiabilidad que habían recuperado en el equipo británico saltó por los aires a primera hora del día, cuando detectaban una fuga en el sistema de refrigeración del monoplaza. Lo que apuntaba a ser una avería sencilla de arreglar se convirtió en una pesadilla para los mecánicos, que tuvieron que desmontar prácticamente todo el coche para arreglarlo. Tras perder toda la mañana esperaban que por la tarde Alonso se pudiera montar a dar, al menos, una veintena de vueltas, pero no lograron arreglarlo con garantías y el español se quedó como el único sin marcar tiempos y tres inútiles vueltas de instalación.

Aunque la sensación final ha sido agridulce, en McLaren afirman estar satisfechos por los datos obtenidos. Visto en perspectiva, la mejora con respecto a los primeros días de la pretemporada de 2015 ha sido notable. Alonso lo explicaba. «El día  ha sido decepcionante después de haber empezado con muy buen pie los primeros dos días de los tests. Aun así, es una buena noticia que el problema que nos ha impedido rodar mucho hoy no es un tema muy serio y se podrá corregir antes de los tests de la semana que viene», afirmó. «En total, hemos completado una buena cantidad de vueltas en estos tests, con lo que tenemos muchos datos para analizar y aprender de ellos. Trabajaremos duro este fin de semana para preparar todo de cara a la semana que viene, con el objetivo de rodar el máximo tiempo posible», prometió el bicampeón español.

En la misma línea está Matt Morris, jefe de ingenieros de McLaren: «Hemos rodado bastante a lo largo de los cuatro días en Barcelona y ya hemos aprendido bastante sobre nuestro paquete, y eso nos resultará muy útil para la semana que viene. No cabe duda de que estamos en mejor lugar que hace un año en cuanto a pruebas de sistema e integración, así que en los segundos tests podremos centrarnos más en simulaciones de carrera». La próxima semana, también en Barcelona, en McLaren tendrán la oportunidad de encender por primera vez la unidad de potencia que ya montarán en el Gran Premio de Australia, y que han llevado a Montmeló para hacerle el rodaje.

La mejor noticia para McLaren es que los problemas con el ERS, el gran hándicap de 2015, parecen totalmente resueltos, aunque lo que se ha arreglado por un lado se ha estropeado por otro. «Los últimos días han demostrado que hay partes de la fiabilidad de la unidad de potencia que aún debemos trabajar para preparar la carrera de Australia», admitió Yusuke Hasegawa, el nuevo responsable de Honda. Tanto Fernando Alonso como los miembros de McLaren se agarran al clavo ardiendo que supone el típico tópico del automovilismo: mejor una avería en unos entrenamientos que en una carrera.

Mercedes ensaya soluciones No han sido los más rápidos ningún día, pero tampoco han querido serlo. Ni siquiera han montado los neumáticos más rápidos, porque saben que van tan sobrados que no quieren asustar demasiado a sus rivales. En Mercedes usaron el cuarto día de ensayos a probar un nuevo alerón delantero, con un novedoso S-Duct en el pico del morro y una nueva configuración aerodinámica que no tiene mucho que ver con lo que presentaron el pasado domingo. En resumen: ya están pensando cómo solventar un problema que aún ni siquiera han detectado.

Nico Rosberg y Lewis Hamilton volvieron a turnarse este jueves al volante del W07. El campeón del mundo dio 99 vueltas por la mañana, todas ellas con el compuesto medio, mientras que el alemán le tomó el relevo por la tarde con otras 86. Cero problemas, el coche sobre raíles y la sensación cada vez más cercana a la certeza de que este año serán los grandes dominadores del campeonato de nuevo. Sólo parece haber un equipo capaz de frenarles ligeramente: Ferrari. Kimi Räikkönen fue el más rápido de la última sesión de la semana, gracias a una espectacular vuelta de 1:23.477 que marcó por la mañana en el punto óptimo de temperatura de pista y gracias a los neumáticos ultrablandos. El rendimiento del Ferrari muestra una gran fiabilidad y rapidez, si bien no será hasta la próxima semana cuando Rosberg y Hamilton enseñen de verdad parte del potencial que se guardan en el W07.

Quien ya parece empezar a ganarse el puesto de 'bluff' de la temporada es Rio Haryanto. El piloto indonesio, como hiciera en su día de debut, estrelló el Manor contra las protecciones del trazado de Montmeló, en el que fue el incidente más grave de la semana. Aunque sólo hubo que lamentar daños materiales (el MRT05 quedó destrozado), el piloto se bajó sin ningún daño físico, pero sí moral.

Los coches volverán a ponerse en acción el próximo martes, de nuevo en Barcelona, al menos oficialmente. Este viernes, McLaren va a realizar una jornada de rodaje publicitario en el que no probarán nada más que su coche puede arrancar. El verdadero trabajo regresará para la definitiva, y última, semana de ensayos, antes de empaquetar los coches para Australia.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0