polémica

Wert achaca los pitos al rey y al himno a un problema de educación

«Si me convierten en el pim, pam, pum del independentismo pues qué le vamos a hacer», dice el ministro

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
Atlas

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha pedido hoy que se haga un «enorme esfuerzo pedagógico» para prevenir situaciones que en cualquier otro país se considerarían «extremadamente indeseables», como la pitada dirigida al Rey y al himno de España, antes de la final de Copa de baloncesto.

A preguntas de los asistentes al Foro del diario ABC, donde ha intervenido, Wert ha rechazado que haya que acostumbrarse a situaciones «tan vergonzosas», si bien lo más importante es que no sean medidas represivas, aunque se pueden plantear, según ha señalado. «Algo tenemos que estar haciendo mal», ha dicho, cuando no se respetan los símbolos de la identidad nacional en un pabellón con 14.000 espectadores, en la final de la Copa del Rey de baloncesto que disputaron, en el Buesa Arena de Vitoria, el Barcelona y el Valencia Basket.

Al margen de la libertad de expresión de cada uno, ha proseguido, la convivencia democrática también se expresa en el respeto a los símbolos y «probablemente el sistema educativo tiene mucho que contribuir en esto». Ha indicado que, después de «muchos años» de introducción de la asignatura Educación para la Ciudadanía -que el Ministerio quiere que sea transversal-, la interpretación de la tolerancia de la «inmensa mayoría» de los jóvenes espectadores de ese pabellón es bastante mejorable.

Ha recordado que recientemente él no sólo fue abucheado por «supuestos estudiantes» en Sevilla, algo a lo que está acostumbrado «con la más absoluta de las naturalidades», sino que no le dejaron hablar al grito de «Universidad pública y de calidad», cuando no hay algo más contrario al espíritu universitario, ha señalado, que no dejar a nadie argumentar. «Creo que debemos progresar en una cultura democrática de la argumentación, la tolerancia, el pluralismo. Es urgente; son manifestaciones sintomáticas de que eso se ha degradado».

Sobre la polémica que suscitó su declaración del 10 de octubre pasado en el Congreso, en el sentido de que el interés del Gobierno es «españolizar a los alumnos catalanes», Wert se ha mostrado convencido «plenamente» de que todo está basado en una «deliberada tergiversación, no ya de sentido», sino de sus «propias palabras». Wert ha explicado que se refirió simplemente a que un estudiante catalán no recibiera del sistema educativo estímulos que le impidiera sentirse tan orgulloso de ser catalán como ser español. «Y sí, si eso me convierte en el 'pim, pam, pum' del independentismo -ha indicado- pues qué le vamos a hacer», aunque ha precisado que no se considera así ni que tampoco le importa.