NATACIÓN

Andrea Fuentes: «No voy a caer en lo negativo»

La deportista española más laureada confirma en una rueda de prensa que pone fin a su carrera en la natación sincronizada

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La nadadora de natación sincronizada Andrea Fuentes, de 29 años, la deportista española más laureada ha decidido poner fin a su carrera, a pesar de admitir que a elección «ha sido una elección difícil de tomar».

Fuentes ha dicho que algo tenía que cambiar en su vida. «Lo he dado todo desde el primer día. La sincro no me mueve desde dentro, creo que ya lo he dado todo», ha dicho en una multitudinaria conferencia de prensa en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat (CAR).

«Empiezo una nueva vida, nace una nueva Andrea y lo he dado todo desde el primer día y de eso hace 20 años», ha comentado la deportista.

La exnadadora no cree que sería justo resumir el final de «una gran carrera» con la polémica final sobre el cambio técnico. «No voy a caer en lo negativo, eso no resume lo ocurrido», ha dicho.

Fuentes ha recurrido a una frase de Steve Jobs, el creador de Apple, para resumir su situación: «Cada día me miro en el espejo y me pregunto: «Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?». Si la respuesta es «no» durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo». Y eso es lo que ha hecho. «Algo tenía que cambiar», ha comentado Fuentes, que estuvo acompañada por el equipo nacional y por sus exentrenadoras Anna Tarrés y Bet Fernández, así como por el presidente de la Real Federación Española de Natación (RFEN), Fernando Carpena.

Precisamente las guerras intestinas entre Tarrés y Carpena estuvieron presentes en la parte final del discurso de la exnadadora. «El deporte es un gran cohesionador social. Debe unir, esta es una de sus misiones. Ahora lo miro todo objetivamente desde fuera y no veo aquí la esencia del deporte», ha comentado.

A Fuentes le entristece que haya dos bandos en la natación española. «Hay enfrentamientos, odios y rencores. Yo también los he vivido y no estoy orgullosa de ello. La pregunta es por qué estoy desmotivada, porque estaba en una mala dinámica. ¿Por qué nos dedicamos a destruir en vez de construir? ¿Acaso nos gratifica? ¿Nos sentimos mejor?», se ha preguntado.

La ya exnadadora, que a partir de mañana tomará las maletas y emprenderá un viaje «para conocerse más» a sí misma, ha asegurado que el mal «se queda dentro» y ha comparado la situación vivida con la de «los Montesco y los Capuleto» de Romeo y Julieta. No acaban aquí las preguntas de Fuentes: «Qué necesidad tenemos de politizar tanto el deporte, por qué amenazar los egos? Los proyectos tienen que salir de la ilusión y no de la venganza. ¿Qué necesidad tenemos de politizar tanto el deporte? Nos falta autocrítica y empatía. Construyamos. Nadie es perfecto y se puede obrar siempre por el bien», ha indicado. Fuentes se ha atrevido a pedir, en un mensaje seguramente dirigido a Tarrés y a Carpena, que no pierdan el tiempo «No hay tiempo que perder. Si queréis, podéis», ha dicho.

La desmotivación después de los éxitos conseguidos ha sido el argumento determinante. «No quería seguir por dinero ni por tener miedo a lo desconocido. Ha sido una elección muy difícil de tomar», ha indicado. Fuentes ha dicho que «más allá de la meta» está el camino para llegar y ella considera que debe ser consecuente con sus valores y ser fiel a sus principios, por eso no quería ni debía seguir.

Ha desmentido que se retire por problemas físicos y se ha congratulado por poner punto y final a una gran carrera. En un auditorio, en el que estaban presentes desde el equipo nacional hasta compañeras del Kallípolis, Fuentes ha tenido unos cuantos agradecimientos a Tarrés. «Me enseñaste a dejar huella, a tener una marca propia y creamos estilo», ha dicho Fuentes, quien ha recordado prácticamente uno a uno todos los éxitos conquistados con el equipo español.

Desde el Mundial de 2001 en Fukuoka hasta las medallas en Londres, desde sus etapa con Gemma Mengual a la última con Ona Carbonell. Agradecimientos para todas. El último año, 2012, fue «grandioso», pero complicado para ella. «Cada vez me costaba más levantarme de la cama. No fue un año fácil y en algún momento llegué a perder la fe. Trabajamos como nunca y me siento orgullosa con las dos medallas olímpicas, pese a la renovación del equipo», ha insistido. «Con 29 años viví los Juegos desde otra perspectiva. Se demostró que si quieres, puedes», ha dicho Fuentes, quien ha animado a sus compañeras a disfrutar de «la oportunidad de oro» que tienen con la disputa del próximo Mundial en Barcelona. «Tenéis medio camino hecho, trabajad duro. No os relajéis y disfrutad del camino. Yo desde la grada me dejaré la voz», ha dicho entre lágrimas.