Fútbol gallego

Manuel Tomé: «Me marcho porque es una gran oportunidad y aquí todo está fatal»

El preparador pontevedrés viajará mañana a Ecuador para incorporarse a su nuevo equipo, que pelea por la permanencia

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La entrada del grupo inversor europeo Mónaco Capital Group en El Nacional de Quito, uno de los clubes más prestigiosos del país sudamericano y que atraviesa graves dificultades económicas, ha propiciado el desembarco de Manuel Tomé (Moaña, 1950) en el banquillo del equipo ecuatoriano. Será «una nueva experiencia» en la dilatada trayectoria de un preparador que ha dirigido, entre otros, al Ourense, Racing de Ferrol o Pontevedra, conjunto al que guio a finales de la temporada 2010/2011. Y que como jugador vistió la camiseta del Barcelona, donde coincidió con quien hoy es su máximo valedor, Antonio Olmo.

-¿Con todo listo para marcharse a Ecuador?

-Las maletas están hechas, pero estoy esperando a los billetes de avión que supongo llegarán pronto. En principio, está previsto que mañana salgamos para Quito y empecemos esta nueva experiencia.

-¿Cómo le llegó esta oportunidad?

-Un grupo inversor en el que están excompañeros míos del Barcelona como Antonio Olmo y Corominas ha entrado en el club y Olmo, que actuará como director deportivo, me propuso como entrenador.

-¿Y no se pensó dos veces irse a vivir tan lejos?

-Para nada. Me marcho encantado, porque es una gran oportunidad y aquí, en España, todo está fatal. Y no me refiero solo al fútbol y al puesto de entrenador, sino a la vida. Así que no me pareció nada mal cambiar de aires.

-¿Qué conoce de su nuevo equipo?

-Sé que es como el Real Madrid o Barcelona de Ecuador, un equipo con una alta reputación y un gran número de seguidores. Pero debido a una grave crisis económica ahora se ha visto obligado a pelear por la permanencia. De hecho, en la campaña pasada se salvaron por los pelos, en el último partido.

-¿Su objetivo será entonces luchar por quedarse en la primera división?

-Queremos construir un bloque que pase menos apuros que en el año pasado. Sería estupendo llegar a colocarnos en la mitad de la tabla y con algún refuerzo poder aspirar a más. Pero nuestra intención también es edificar un equipo de futuro. Trabajar con la cantera para sacar jóvenes valores que ayuden en los próximos años a recuperar todo el prestigio perdido.

-¿Qué diferencias aprecia entre el fútbol sudamericano y el español?

-Sabemos que los jugadores son más anárquicos. En Europa los equipos son más rígidos tácticamente, pero dejan menos espacios y el juego se desarrolla a mayor velocidad. En este sentido, en Ecuador, como ocurre en Argentina o en Brasil, todo es más pausado. Además, la liga está dividida en dos y eso también será nuevo para mí.

-¿Ha ayudado la imagen que proyecta el fútbol español para que se concretase su fichaje?

-Indudablemente los éxitos de la selección y que tienen también los equipos de la Liga ayuda a que los entrenadores españoles estemos muy bien valorados en el extranjero y que nuestra salida del país sea más sencilla.

-¿Qué es lo que cree echará más de menos cuando esté fuera?

-La verdad es que no estoy muy preocupado por eso, porque cuando las cosas van bien y estás a gusto, que es lo que espero suceda en este proyecto, el tiempo pasa rápido. Espero [sonríe] que mi mujer me acompañe y mis hijos ya están trabajando así que no tengo ninguna inquietud en ese aspecto. Confío en disfrutar y hacerlo lo mejor posible para que mi nuevo equipo no pase apuros.

Manuel Tomé Entrenador gallego del nacional de Quito

En la fotografía, el técnico de Moaña Manuel Tomé durante su etapa en el Pontevedra. ramón leiro