FÚTBOL SALA

La suerte del campeón mata al Burela

Betao marcó para el Inter Movistar a dos minutos del final después de que los locales fallaran tres dobles penaltis

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

David tuteó a Goliat. Estuvo a punto el pez chico de darle un buen bocado al grande ayer el Vista Alegre. Y si se quedó con las ganas no fue por miedo o falta de decisión. El Burela-Pescados Rubén buscó con toda su fuerza una heroicidad delante el mastodonte Inter Movistar, pero murió a las puertas por culpa de un gol de Betao cuando solo restaba 1 minuto y 57 segundos para la conclusión. Poco después de que Rafael se vistiera la camiseta de portero-jugador, el gigantón brasileño, un incordio para los naranjas cada vez que recibía de espaldas a la portería, lanzó un misil desde un lateral del área sin respuesta posible para Iago Barro. Un gol cruel que tiraba al vacío el soberbio despliegue físico realizado por el conjunto de casa. Lógico y muy merecido fue el sonoro aplauso con el que público naranja despidió a los suyos.

El Burela urdió un buen plan a partir de una defensa prácticamente infranqueable. Ignoró la posesión del cuero para centrarse en la contención y en las rápidas salidas hacia la meta del ilustre Luis Amado, y, sobre todo en la segunda parte, a golpe de transiciones fue capaz de difuminar el dominio visitante y hasta de cargar de faltas a todo un Inter en solo 8 minutos. A doce para el final, los árbitros castigaron una falta de Ortiz que suponía la quinta visitante, pero no se atrevieron a enseñar la segunda cartulina amarilla al internacional interista. Fue a partir de entonces cuando más sufrió el Inter y la hinchada naranja más creyó en la victoria.

El Burela dispuso de hasta tres dobles penaltis para deshacer el empate. En el primero, Nacho Pedraza buscó la escuadra, pero sin puntería; solo un minuto después el lanzador fue Christian y el poste rechazó su preciso disparo; y en el último, a solo tres minutos para la final, chutó Dani Martín contra las piernas de Luis Amado.

Perdonó el Burela y la suerte del campeón hizo el resto en favor de un Inter Movistar con problemas para desordenar la defensa local y, ante la ausencia de grietas en la muralla naranja, muy incisivo en los lanzamientos desde fuera.

Los disparos lejanos fueron el recurso más empleado de un Inter que tomó ventaja muy pronto con una acción con algo de fortuna. Rafael le ganó en el salto a Hugo casi sobre la línea de banda y el balón fue a parar a los pies de Betao, dentro del área. Iago Barro tapó espacios pero el pívot brasileño definió con clase. Un gol que despertaba los miedos del público, pero sin repercusión en la actitud del Burela. Christian obligó a intervenir por dos veces a Luis Amado antes de que Dani Martín devolviera las tablas al electrónico. El Inter falló en la salida de presión y el pichichi burelista ajustó el balón a la base del poste. Vuelta a empezar.

De ahí al descanso el protagonismo recayó en dos de los jugadores más valorados en la cita de ayer: Iago Barro y Betao. El portero abortó dos acciones gemelas del interista para cerrar un primer tiempo que el Burela acabaría con 5 faltas.

Goles: 0-1, min 6: Betao. 1-1, min 11: Dani Martín. 1-2, min 38: Betao.

Árbitros: Arce Ruiz y De Juana González (Cantabria). Mostraron la cartulina amarilla a los locales Mimi y Nacho Pedraza, y a los visitantes Rivillos, Batería, Tobe y Carlos Ortiz.

Incidencias: Alrededor de 1.200 espectadores presenciaron el partido en el pabellón Vista Alegre.

Iago Barro, Mimi, André, Nacho Pedraza, Dani Martín -quinteto inicial-, Iago Míguez, Enrique, Christian y Hugo

Luis Amado, Tobe, Pola, Batería, Matamoros -quinteto inicial-, Álvaro, Rivillos, Betao, Rafael, Carlos Ortiz y Eka

Más información

 

El internacional del Inter Álvaro defiende con intención de no hacer falta al burelista André. x. ramallal