Copa Davis

Marc López y Marcel Granollers caen ante Radek Stepanek y Tomas Berdych en el tercer punto de la Copa Davis

La final de Copa Davis se decidirá en los partidos de individuales de la jornada dominical

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Marc López y Marcel Granollers han perdido el tercer punto de la Copa Davis frente a Radek Stepanek y Tomas Berdych, con lo que la República Checa se pone por delante del equipo español por 2 puntos a 1. Los doblistas españoles cayeron en cuatro sets por 3-6, 7-5, 7-5 y 6-3.

López y Granollers arrancaron el partido con gran intensidad y consiguieron hacerse con el primer set, ayudados por la potencia del saque de Granollers y la habilidad de López enla pista. Los checos, apoyados por el público del O2 de Praga, no se vinieron abajo y consiguieron romper el saque de Marc López en el juego definitivo del segundo y tercer set. En el cuarto, las cosas se pusieron de cara para los doblistas locales con un break en el sexto juego.

Con este resultado, el equipo español está obligado a ganar los dos partidos de individuales de la jornada del domingo siquiere conseguir su sexto título de Copa Davis.

Berdych, que cerró hoy el partido con una potente volea de derecha, tendrá mañana la primera opción de sellar el título ante David Ferrer en el duelo de números uno. Si no lo logra, Stepanek gozará de otra oportunidad luego ante Nicolás Almagro. Los españoles cuentan con la ventaja de haber disfrutado de un día de descanso tras sus duros partidos del viernes.

España empezó hoy como un tiro: rompiendo el servicio de Stepanek en la primera ocasión y consolidando el break para ponerse 3-0. López sufría para ganar su saque, pero Granollers se mostraba muy seguro, hasta el extremo de que cerró el set en 6-3 con su servicio en blanco.

Berdych parecía aún algo agarrotado tras las casi cuatro horas que necesitó el viernes para ganar su punto. «Ya que hemos perdido, tenemos la impresión de que físicamente lo hemos dejado tocado», dijo el capitán español, Alex Corretja, tras aquel partido.

El número seis del mundo se mostraba errático con la volea y poco preciso en el resto. Incluso cedió un «contrabreak» en el segundo set que volvió a meter a los españoles en el partido.

Sin embargo, conforme los juegos caían, la pareja checa se calentó al ritmo de la grada, donde 14.000 «gargantas» apretaban en los momentos clave, principalmente sobre el servicio de López, la pata más débil del tándem español.

Corretja meditó en las semanas previas a la final sacrificar al doblista, número seis del mundo en la especialidad, en favor de Feliciano López, que podría haberle dado opciones distintas también en los individuales.

Pero el triunfo de López y Granollers en el Masters de Londres el lunes convenció al capitán español de mantener la pareja unida. En Praga, sin embargo, Berdych avisó ya a los españoles de que la Davis es algo muy distinto.

El único partido que los españoles perdieron en Londres fue precisamente ante Stepanek, que hacía pareja con el indio Leander Paes. Junto a Berdych, los checos han ganado ya 12 de sus 13 partidos de Davis.

A los españoles, por el contrario, los duelos al mejor de cinco sets se les hacen muy largos. De sus cuatro partidos esta temporada, tres han sido derrotas.

López es un jugador menudo y tiene un estilo desde el fondo heterodoxo en el dobles. Ofrece golpes geniales, desconcertantes, pero le cuesta mucho mantener el servicio, algo fundamental en una pista rapidísima y bajo techo como la del O2 Arena de Praga, ecosistema adaptado a la perfección al canónico dúo checo.

Por eso, cuando los locales tuvieron el segundo parcial 6-5 y servicio de López, se lanzaron como lobos sobre el juego. Necesitaron cuatro set-points, pero se cobraron la presa. Un set después, la situación se repitió con idéntico resultado, aunque en esta ocasión los checos sólo precisaron dos oportunidades.

Berdych y Stepanek eran ya un sólido muro, mientras que los españoles se fisuraban por todas partes. Granollers perdió confianza en su juego y cedió su primer servicio para 4-2 en el cuarto set.

Lo único que podían hacer ya los españoles era intentar mantener a los checos lo más posible sobre el campo para minar un poco más sus fuerzas, pues mañana afrontarán su tercer día consecutivo de competencia y el físico puede ser clave en los últimos individuales.