España frente al muro irlandés

Sin zanjar el debate del nueve, la campeona de Europa se enfrenta a un rival rocoso

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Sin margen para el error. España encara la segunda jornada de la >Eurocopa con la obligación de ganar. Un tropiezo metería en un lío de consecuencias imprevisibles a la actual campeona de Europa y del mundo, y a su entrenador. De cualquier forma, nadie contempla otra situación que no sea una victoria. Entre otras razones, porque enfrente se encontrará con la modesta Irlanda, una voluntariosa representante del fútbol directo.

Una cita también para despejar algunas de las dudas que dejó el empate en la jornada inaugural y acabar, o continuar, con el debate sobre el 9, una figura de la que prescindió Vicente del Bosque, pero que podría recuperar hoy, con Negredo o Fernando Torres como principales opciones para ser la referencia ofensiva. Insistir en el nueve mentiroso alimentaría el debate.

No es muy partidario de los cambios el técnico salmantino, aunque la posibilidad de jugar con un ariete parece haber cobrado fuerza en las horas previas al duelo. Es la gran incógnita de un once en que también se ha especulado con la entrada de Juanfran por Arbeloa en al lateral derecho, en busca de la profundidad por las bandas, o incluso de comenzar con Navas o Pedrito.

Con nuevo o sin él, con las laterales más o menos ofensivos, al fútbol español le separa una distancia sideral del rudo balompié irlandés, por más que en su banquillo se siente el venerable Trappatoni o el estado de la hierba del estadio de Gdansk. A Irlanda le preocupa muy poco la altura de un césped que apenas utilizan. A España le tocará sufrir en los saques de esquina y en los pelotazos largos. En el cuerpo a cuerpo, los veteranos Robbie Keane o Damien Duff no deben suponer un problema para los Xavi, Iniesta, Silva y compañía.

Para Irlanda, que ya estuvo a punto de meterse en el Mundial de Sudáfrica, ya es un logro haber alcanzado la fase final de la Eurocopa El veterano técnico italiano estuvo a punto de clasificar a Irlanda para el Mundial de Sudáfrica y ahora ha conseguido, por segunda vez en su historia, estar en una fase final de la Eurocopa. Todo un mérito para un equipo compuesto por jugadores de la clase media de la Premier, aunque, eso sí, con carácter.

Irlanda aspira al todo o nada. Un encuentro en el que puede quedar eliminada o en el que puede dar la campanada puntuando ante el campeón del mundo. Perder supondría el adiós a la aventura. Pero, pese a la urgencia de conseguir un buen resultado, Trapattoni seguirá fiel a su estilo. No cambiará ni un ápice su táctica. El príncipe del catenaccio, el hombre que perfeccionó su modelo a mediados de los setenta al lado de Nereo Rocco sigue en activo a sus 73 años. Así ha conquistado la liga en cuatro países y un palmarés envidiable, y así ha llevado a Irlanda hasta Polonia. No tiene motivos para cambiar. Y menos frente a España, la representante de un modelo antagónico.