F1 | Mónaco

Webber gana en Mónaco y Alonso se sitúa líder del Mundial

El piloto español suma 76 puntos tras acabar tercero en una carrera en la que empezaba quinto

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Seis ganadores en seis carreras. Nada puede representar mejor la igualdad que impera en este Mundial de Fórmula 1. El último en alcanzar la gloria ha sido el australiano Mark Webber, que como suele suceder en el circuito monegasco, supo mantener la pole y cruzar en primer lugar la línea de meta. Alonso salió quinto y acabó tercero, y esa mejora de dos puestos le sirve al asturiano para colocarse como líder del Mundial con 76 puntos, tres más que Sebastian Vettel que fue quinto.

Si hay alguna carrera que cualquier piloto de Fórmula 1 quiere ganar, es Mónaco. Pero para ello es necesario que el piloto no cometa errores en la conducción, sea valiente, roce la excelencia técnica y no pierda la concentración. Y aunque fueron varios los que lo lograron, solo Webber gozó de la gloria que supone subirse a lo más alto del cajón.

Con el semáforo en verde se desataron las hostilidades. Ningún piloto quiso ceder su posición y pisaron el acelerador a fondo con la vista fija en el frente, sin importar nada más. Grosjean se tocó con Schumacher, y el francés terminó con su coche cruzado y viendo como el resto monoplazas lo pasaban sin tocarlo. En el otro choque, el de Maldonado con De la Rosa, fue el español el que se llevó la peor parte. Perdió su alerón y tuvo que retirarse.

Superada la salida, las posiciones poco se movieron hasta el final. Solo la estrategia de los Red Bull animó un poco el Gran Premio de Mónaco, en el que adelantar roza el milagro, pero en el que siempre que se abre un espacio, surge un valiente que intentará ganar una posición.

Rosberg, en la vuelta 28, fue el primero de los de arriba en parar, e indujo al resto de escuderías a imitarlo. Surgió así la sorpresa. El alemán Sebastian Vettel, que salió desde la novena posición, se colocó líder de la carrera al ser el único de los pilotos de cabeza que no pasó por boxes. Las vueltas pasaban, Vettel seguía primero y la desconfianza empezaba a reinar en el resto de escuderías.

Se estimaba que la vida de los neumáticos blandos que Pirelli trajo al circuito de Montecarlo no superase las 35 vueltas, pero el piloto alemán, dando una lección magistral de pilotaje los supo conservar y sacarle el máximo rendimiento posible hasta la vuelta 46. Vettel entró a boxes y en las escuderías empezaron a respirar.

En su vuelta a la carrera se colocó cuarto por detrás de Webber, Rosberg y Alonso. Más de lo que esperaban en Red Bull antes del inicio de carrera, y tal vez, menos de lo merecido por el riesgo tomado.

Ya no cambió nada hasta el final. Entre los seis primeros pilotos había una calma tensa. Nadie atacaba. Todos estaban expectantes de ver lo qué sucedía, pero sin ganas de arriesgar, ya que un pequeño choque, desequilibrio o falta de concentración sería más castigo que el premio que tenían en ese momento.

El primero en ver la bandera a cuadros al término de las 78 vueltas al circuito monegasco fue Mark Webber. Lo secundaron en el podio Rosberg y Alonso. Con este resultado el piloto español se sitúa líder del Mundial con 76 puntos, seguido de Vettel y Webber con 73 y con muchas esperanzas de seguir ganando carreras. La próxima en Canadá, y con más novedades en los monoplazas que lucharán por el campeonato.