Primera División

Europa es casi una realidad para el Levante

El Granada se adaptó mejor al terreno mojado, pero los levantinos se hicieron con el partido

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El Levante confirmó que competir la próxima campaña en Europa es casi una realidad tras derrotar al Granada en un partido de superioridad del equipo local, que fue letal cuando jugó a la contra, ante un rival que cuando tuvo el balón apenas creó peligro.

Tras un primer tiempo sin goles, el Levante se adelantó en el marcador pronto, pero tras el empate del Granada, que llegó en una de sus pocas ocasiones de gol, el equipo local volvió a marcar y con el 2-1 fue capaz de redondear el tanteador y de dejar claro que el objetivo no es tan solo la Liga Europa.

El Granada, pese a que saca cinco puntos a la zona de descenso, todavía tendrá que dar un último paso adelante para confirmar la permanencia.

Los primeros minutos estuvieron controlados por el Granada que se adaptó mejor a un terreno mojado y un poco irregular como consecuencia de la lluvia caída antes del inicio del encuentro.

Este dominio no estuvo acompañado de aproximaciones de peligro a la meta de Munúa y tampoco hizo que el Levante, acostumbrado a ceder el terreno a sus oponentes, se sintiera incómodo.

Lo que sí que le faltaba al equipo local, también en parte como consecuencia del estado del terreno de juego, era la chispa de otras tardes para salir a la contra.

Así, el partido carecía de emoción. Tampoco la recuperó cuando mediado el primer periodo, el balón dejó de ser del Granada y pasó a poder del Levante, un equipo poco acostumbrado a llevar la iniciativa, pero que manejó el balón con criterio y se adueñó del juego, aunque sin excesiva presencia en ataque.

El Granada no se desguarnecía y los levantinistas se veían obligados a cambiar su fútbol directo por un juego de pases más cortos y más elaborado, que daba poco resultado.

Pese a ello, en el minuto 40, un gran pase en profundidad de Bakero, acabó con un remate de Koné al que respondió Julio César con una parada excepcional en la que fue la mejor ocasión del primer periodo, que acabó poco después.

Todo lo que había faltado en la primera parte llegó en tan sólo quince segundos de la continuación. En la primera jugada de la reanudación, Valdo penetró en el área, centró con precisión y un certero remate de Koné puso el 1-0 en el marcador.

El gol puso el partido donde le gusta al equipo de Juan Ignacio Martínez: con espacios para la contra, ya que de inmediato el técnico del Granada, Abel Resino, retiró al centrocampista Abel Gómez para dar entrada al atacante Franco Jara.

El Levante dispuso de varias salidas al contragolpe ante un Granada que recuperó el balón, pero que era incapaz de crear peligro ante la meta de Munúa, hasta que una penetración de Jara permitió que Ighalo, que acababa de entrar, empatara el partido en la primera ocasión visitante de todo el choque.

Con el empate en el marcador, el Granada no se replegó. Mantuvo el balón ante un rival que acusó el tanto y que había perdido a Barkero, uno de sus hombres más valiosos, por problemas físicos.

Sin embargo, se repitió la historia del empate, que había llegado cuando el partido parecía controlado por los locales. El Levante no había reaccionado, pero en la primera ocasión que tuvo, volvió a marcar. Fue en un gran remate de Xavi Torres que obligaba al equipo andaluz a empatar por segunda vez para puntuar en Valencia.

Con ese escenario entró el partido en sus minutos finales. El Granada jugaba cerca de la meta de Munúa, pero no creaba peligro, mientras que el Levante fue capaz de aprovechar sus contragolpes. Un centro de Botelho acabó con el balón en la cabeza de Valdo, que hizo el 3-1, con el que se cerró el partido.