fútbol gallego

El Compostela está de vuelta

Acaricia el retorno a Tercera tras dos años de purgatorio en Preferente

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

En la temporada 2009-10 la Sociedad Deportiva Compostela caía directamente desde Segunda División B a Preferente al sumar al descenso deportivo otro de índole administrativo por el impago a jugadores. En el transcurso de la campaña siguiente, Antonio Quinteiro llegó a un acuerdo con José María Caneda para hacerse con el control de la entidad. Asumió las deudas pendientes y dejó el camino expedito para que el equipo iniciase el camino de vuelta en los terrenos de juego. Y en esa tarea está, a un paso de firmar el retorno a Tercera División.

A falta de siete jornadas para que concluya el campeonato, el conjunto azul y blanco es líder con 74 puntos (veintidós partidos ganados, ocho empatados y solo uno perdido).

Aventaja en siete puntos al segundo clasificado, el Narón, y en dieciséis al tercero, el Boiro. Si el domingo doblega al Bertamiráns en San Lázaro y el Boiro pierde en su visita a Narón, el equipo de Anxo Casalderrey asegurará el ascenso matemáticamente.

Prudencia y satisfacción

El entrenador es consciente de que la línea de meta está muy cerca, pero prefiere no anticipar acontecimientos: «Hay que respetar a los rivales que nos quedan y a los que nos vienen persiguiendo. Lo primero es que las matemáticas digan que el objetivo está conseguido».

Y el domingo toca derbi en San Lázaro, ante el Bertamiráns, un club radicado a quince kilómetros de la capital gallega. Curiosamente, presenta mejores números como visitante que como local. Con diferencia.

Se espera una gran entrada en San Lázaro, y más después de la iniciativa promovida por el Compostela y el Lobelle para que este fin de semana los abonados de una y otra entidad puedan asistir gratuitamente a los partidos que disputarán ambos equipos.

Pero más allá de lo que pueda suceder el domingo, el colectivo santiagués está firmando una campaña más que meritoria. En opinión de Casalderrey, la clave es «la cohesión y el trabajo de grupo». «Las expectativas eran muy altas -añade- y llegó mucha gente nueva a la plantilla. La predisposición del grupo ha sido siempre muy positiva».

El técnico reconoce que los dos primeros meses se hicieron duros, más que por los resultados porque «se hablaba de que el equipo no jugaba bien». Pero el colectivo no dejó de creer en lo que hacía: «No sé que es jugar mal cuando ganas partidos. De todas formas, en Preferente, con campos que no siempre están en buen estado y ante rivales que suelen optar por un fútbol muy físico y muy directo no es fácil atacar combinando. Sin embargo el equipo ha sabido interpretar las situaciones».

Para el partido del domingo, Anxo Casalderrey espera recuperar al ariete Maikel, que se recupera de una rotura fibrilar y esta misma semana ha vuelto a la disciplina de grupo. Fue el autor del gol que significó el ascenso a Segunda División hace diez años, frente a un filial del Barcelona en el que jugaban Víctor Valdés, Iniesta, Oleguer, Thiago Motta, Nano y Trashorras, entre otros.

En aquel Compostela también jugaba otro de los pilares de la actual plantilla, el central Manuel Castiñeiras.

Los jugadores del Compostela celebran un gol formando una piña sobre el césped. sandra alonso