DEPORTIVO

Riazor, en el camino del ascenso

Si el Dépor gana sus cinco jornadas de casa, sumará 81 puntos, con los que siempre se subió

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El Dépor apelará a su infalibilidad en Riazor para subir a Primera. Con unas cifras de escándalo como local, apenas una derrota y un empate en las dieciséis jornadas disputadas, solo un descalabro morrocotudo a la hora de la verdad le haría temblar. Tras la derrota del sábado acumula 66 puntos, y sumó 43 (el 65% del total) en su estadio. Este es el ritmo al que ha acostumbrado a su afición durante el campeonato. A pájaras inexplicables como visitante le han seguido victorias inapelables en su feudo, donde ha terminado por reforzarse a ojos de su hinchada. Ahora, cuando los equipos de Segunda preparan los exámenes finales, el equipo coruñés se topa con un tropiezo que no le varía su horizonte, aunque le aclara de una vez por todas el camino.

La derrota ocurrida en Montilivi sitúa la próxima visita del Murcia, el Domingo de Resurrección a las doce de la mañana, como una nueva ocasión para que el equipo entrenado por Oltra se reconcilie con sus expectativas. No puede ser de otra manera con el derbi gallego a la vuelta de la esquina y convertido en el primer plato de un calendario de aúpa para los coruñeses.

El ejemplo del Tenerife

Las sendas del Dépor pasan inexcusablemente por Riazor, donde disputará cinco de las once jornadas que quedan para finalizar la Liga. Si suma esos quince puntos en disputa, le bastarían para subir siempre. Eso sí, antes debería convertirse en ley la experiencia de las últimas temporadas, cuando apenas un puñado de equipos superaron los 80 puntos y siempre subieron a Primera División. Así le sucedió al Tenerife del propio Oltra, tercero en la temporada 2008-09, cuando aún no se disputaba promoción entre los clasificados en el tercer y el sexto puesto.

Un objetivo que a este Dépor con las miras no solo en el ascenso, sino en cantar el alirón y batir varios de los récords históricos de la categoría, como el de los puntos, con los 88 del Valladolid como deseo. Con el aval de su espléndida trayectoria en casa, las únicas malas noticias para el conjunto blanquiazul llegan en cuanto al potencial de los rivales a los que le queda por enfrentarse en las próximas semanas. Así, jugará contra seis de los diez primeros (el Celta, el Elche, el Almería, el Valladolid, el Numancia y el Las Palmas) de forma consecutiva y durante un mes de abril y principios de mayo sin apenas descanso, por la tremenda exigencia que implicará para los futbolistas entrenados por Oltra. De estos seis partidos, tres se disputarán en casa y otros tres a domicilio.

Ninguno de sus rivales por el ascenso sufrirá un calendario tan complicado. El Celta se las verá con cuatro de los diez primeros clasificados (el Dépor, el Hércules, el Alcorcón y el Córdoba), mientras el Valladolid tendrá como contrincantes de postín al Dépor, al Hércules y al Alcorcón.

Ahora bien, una ventaja asiste a los coruñeses en sus últimos compromisos, pues ninguno de los rivales a los que se enfrentará en las cuatro jornadas finales se encuentra en las primeras posiciones. Así, el Nàstic, en la antepenúltima jornada, podría estar descendido por entonces, aunque también el Celta se enfrenta a continuación al equipo catalán. Claro que en una categoría donde la igualdad reina sobre la tabla de posiciones, la sorpresa puede saltar a la vuelta de la esquina. Al Dépor, refugiado en Riazor, no le debe asaltar ninguna.

Los futbolistas del Dépor han sumado en Riazor 43 de los 66 puntos con que lideran la clasificación de Segunda División. césar quian