Fallece a los 87 años Antonio Docampo, pionero del cine documental gallego

Trabajó en la producción de «El andamio» (1958), considerada la primera película social de Galicia


 

Aunque las diferentes historias del cine publicadas en Galicia mencionan a los hermanos coruñeses Docampo García (Carlos, Pepe y Antonio) como figuras vinculadas al llamado cine amateur de la segunda mitad del siglo XX, la restauración en el 2008 de su película más celebrada, El andamio -y posterior estreno en el Centro Galego de Artes da Imaxe, CGAI-, rehabilitó su labor pionera en el super-8 y el documental. Considerada como la obra más plenamente neorrealista del cine español de entonces, fue escrita y realizada en 1958 por Rogelio Amigo, y abre sus créditos con el nombre de la productora Carballal impreso sobre un plano de la torre de Hércules. La fotografía y el sonido corrió a cargo de los hermanos Carlos, Pepe y Antonio, de los que este último siguió ligado a la creación, un trabajo por el que el pasado diciembre recibió un último homenaje con motivo del cincuentenario del nacimiento del formato super-8. Fue en la segunda edición del LC Super8 Global Day, y allí se proyectaron dos de sus filmes, Botadura del 'Butrón' (1973) y Lalín, capital do Deza (1987). Como maestro de ceremonias ofició Ignacio Benedeti, otro conocido filmmaker coruñés en activo, además de investigador, coleccionista, productor y exhibidor.

Fallecido ayer a los 87 años, Antonio Docampo también recibió de la medalla de la Academia Gallega de Bellas Artes en 1999. Pero sin duda será recordado como principal impulsor de El andamio, cinta de apenas 36 minutos, filmada en 16 milímetros y en blanco y negro, y que desapareció de la circulación poco después de su estreno, bajo la presión de la censura por la inconveniencia de su enfoque: mostraba la realidad social de los obreros que trabajaban explotados en la construcción en aquella época. Rodada en A Coruña -caracterizada entonces por un importante crecimiento urbanístico-, en exteriores como la Fábrica de Gas, varaderos de la Dársena, castillo de San Antón, San Andrés, viviendas de Labañou en construcción, rúa de Sánchez Bregua, Linares Rivas y Juan Canalejo, las instalaciones del club Imperio, etcétera. Encabezaban su reparto José María Pujalte (padre de María Pujalte) y Marisa Naya. Con motivo de su recuperación, el cineasta Ángel Rueda presentó igualmente el documental 50 años en el andamio, con testimonios de buena parte de quienes participaron en aquella película, delante y detrás de la cámara.

Votación
7 votos
Etiquetas
Comentarios